Sáb. Abr 4th, 2020

elminuto

Prensa Social Internacional

Progenitor Afín

5 minutos de lectura

¿Quién es? ¿Qué derechos y obligaciones tiene?

Las nuevas “familias ensambladas” es un fenómeno social creciente, lo que sin ninguna duda demandó cambios en el marco legal. El Código Civil y Comercial de la Nación, tomó en cuenta estos cambios e introdujo la figura de “Progenitor Afín” a quien antiguamente se le denominaba “madrastra” o “Padrastro”, al mismo tiempo que le estableció sus deberes y obligaciones.


Por: Gisela Adriana Sabelli. Abogada del Diario el Minuto en Argentina


Desde la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación, se ha regularizado las diferentes uniones familiares existentes en la sociedad. Dentro de las familias ensambladas el “Progenitor afín” es el/la “cónyuge o conviviente que vive con quien tiene a su cargo el cuidado personal del niño o adolescente” (Art. 672). Es muy importante aclarar que la normativa no hace distinción de género, por lo cual quedan obligados tanto hombres como mujeres, en los diferentes tipos de uniones familiares posibles en la actualidad.

El Artículo 673 del citado Código, hace una enunciación meramente descriptiva de los deberes del progenitor afín, como ser que debe cooperar en la crianza y educación, realizar los actos cotidianos relativos a su formación en el ámbito doméstico y adoptar decisiones ante situaciones de urgencia. Lo que hace este Artículo, es reglamentar la vida cotidiana de la dinámica familiar, del día a día de las familias ensambladas. Se hacen dos importantes salvedades: 1) En caso de desacuerdo del cónyuge o conviviente con el progenitor, prevalece la decisión de éste último; 2) La colaboración prestada no afecta la responsabilidad parental de los progenitores.

Otro nuevo término, que ha introducido la reforma de la legislación civil en Argentina es la llamada “Responsabilidad Parental”, lo que anteriormente se denominaba “Patria Potestad” y esta siempre corresponde a los progenitores, sin embargo, atento a circunstancias especificas de la vida el progenitor afín puede asumir en forma transitoria el ejercicio de la responsabilidad parental en forma plena del hijo que su cónyuge o conviviente tiene a su cargo y siempre que exista imposibilidad para su desempeño por parte del otro progenitor, o no fuera conveniente que este último asuma su ejercicio.

Los casos en los cuales es posible realizar esta delegación es por razones de viaje, enfermedad o incapacidad transitoria del progenitor. Esta delegación requiere la homologación judicial, excepto que el otro progenitor exprese su acuerdo de modo fehaciente.

Cabe aclarar que todos los temas relacionados a la Responsabilidad Parental se extinguen con la ruptura del matrimonio o de la unión convivencial, a excepción, en ciertos casos, de los Alimentos que lo cual veremos a continuación.

Al hablar de Alimentos el Artículo 676 es muy claro en su redacción al decir “La obligación alimentaria del cónyuge o conviviente respecto de los hijos del otro, tiene carácter subsidiario. Cesa este deber en los casos de disolución del vínculo conyugal o ruptura de la convivencia. Sin embargo, si el cambio de situación puede ocasionar un grave daño al niño o adolescente y el cónyuge o conviviente asumió durante la vida en común el sustento del hijo del otro, puede fijarse una cuota asistencial a su cargo con carácter transitorio, cuya duración debe definir el juez de acuerdo a las condiciones de fortuna del obligado, las necesidades del alimentado y el tiempo de la convivencia.” Vamos a ir desglosando la información brindada por el artículo:

-Carácter Subsidiario: Es así debido a que el progenitor no conviviente tiene el deber y/o obligación de alimentos hacia su hijo, para lo cual se fija una cuota alimentaria mensual;

El deber subsidiario cesa con la disolución del matrimonio o la unión convivencial, y se sobre entiende que si no convive con el niño o adolescente deja de ser su progenitor afín;

-Cuota asistencial a cargo del ex progenitor afín: se da solo en casos excepcionales en los cuales el cónyuge o conviviente asumió durante la vida en común el sustento del hijo del otro y ante la disolución del vínculo y el cambio de la situación económica pueda ocasionar un grave daño al niño o adolescente. Esta cuota es de carácter transitorio debiendo ser fijada por el juez tomándose como indicios la economía del obligado, el tiempo que duro la convivencia y las necesidades del niño o adolescente.

La nueva figura, tuvo su impacto no solo en la doctrina, sino también la Justicia argentina se ha pronunciado al respecto. Un ejemplo de ello está explicado en este fallo explicado, al cual se puede acceder por medio de este enlace.

https://www.erreius.com/opinion/14/civil-persona-y-patrimonio/Nota/260/cesa-la-obligacion-alimentaria-respecto-de-la-hija-de-la-ex-tras-la-ruptura-de-la-convivencia.

En este fallo la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil confirmó una sentencia que rechazó el reclamo de contribución alimentaria intentado por una mujer a favor de su hija adolescente contra su ex conviviente (que no era el padre de la menor). La Cámara señaló que laa obligación alimentaria del cónyuge o conviviente respecto de los hijos del otro tiene carácter subsidiario. Cesa este deber en los casos de disolución del vínculo conyugal o ruptura de la convivencia.

Sin embargo, si el cambio de situación puede ocasionar un grave daño al niño o adolescente, y el cónyuge o conviviente asumió durante la vida en común el sustento del hijo del otro, puede fijarse una cuota asistencial a su cargo con carácter transitorio, cuya duración debe definir el juez de acuerdo a las condiciones de fortuna del obligado, las necesidades del alimentado y el tiempo de la convivencia. Estamos ante una figura, que no cabe duda que tiene responsabilidades, no solo delimitadas por la ley, la doctrina, sino por el fallo de la Cámara Nacional en lo Civil, referente obligado en temas de jurisprudencia en Argentina.

Todo lo expresado es lo meramente legal, es sabido que en la vida de las familias ensambladas el rol que ocupa cada uno de sus integrantes es particular a cada una de ellas, teniendo sus propios acuerdos y siempre poniendo en primera plana el interés superior de los niños o adolescentes, que integran la misma. Pero sugerencia, si conoces alguien que ya viene con hijos, debes saber que tienes obligaciones que surgen del marco legal.

es Spanish