Jue. Ago 6th, 2020

elminuto

El Primer Diario Social de Chile

Reinventarse o Someterse

Mientras distintos laboratorios dispersos en el mundo entero aceleran sin precedentes los avances científicos en busca de una vacuna para salvaguardar la salud humana en tiempos de pandemia.

Compartir

Mientras distintos laboratorios dispersos en el mundo entero aceleran sin precedentes los avances científicos en busca de una vacuna para salvaguardar la salud humana en tiempos de pandemia.


Por: Daniel Defant | Corresponsal del Diario el Minuto para Argentina


Otros científicos ocupados de las neurociencias se están ocupando de repente, como quien se despierta de una pesadilla, desorientado y aturdido por algunos efectos que son consecuencia de la salud humana que terminan por desembocar en otros ordenes de la vida, social y económico principalmente.

Se cae en la cuenta que te estas conformando, que aceptaste reglas ajenas, que repetís historias de las que tanto te quejaste, te miras al espejo y no eres vos, no te reconoces… surge el interrogante de quien estas siendo hoy?…

En ese instante, te haces consciente de un cuerpo doliente de cargas, de sueños incumplidos, de deseos insatisfechos y al mismo tiempo, brota el deseo de salir de ese lugar, de voltear y recalcular…

¿Reinventarse o Someterse?

Cuando aspiramos a una reinvención personal y profesional lo que debemos saber es que tenemos antes que nada determinarnos y pasar por siete etapas necesarias que no podemos dejar de cumplir, las que podemos sintetizar en:

  • Etapa 1) Acepta tu incomodidad y necesidad de cambio. 
  • Etapa 2) Define que quieres cambiar. 
  • Etapa 3) Trabaja en tus mecanismos defensivos. 
  • Etapa 4) Escribe tu compromiso. 
  • Etapa 5) Valora tus recursos personales. 
  • Etapa 6) Activa tu plan de acción. 
  • Etapa 7) Avanza con seguimiento continuo. 

No esperes a saber que quieres para actuar, actúa para saber qué quieres. –

Reinventarse no es hacer “cursos”, es: “elegir el nuevo camino y especializarse” para conseguir suficientes clientes o ingresos. 

Nunca es tarde para reinventarse, en cada momento puedes reinventarte y elegir en quien te quieres convertir. 

En las circunstancias por las que estamos atravesando, estamos frente dos temores, el primero es el saber que ante tamaño mal debemos cuidar nuestra salud como primer patrón de medida, sin ella poco o casi nada podríamos conseguir; el segundo es el miedo de perderlo todo, lo que en la mayoría de las veces nos ha costado una vida de trabajo, esfuerzos, compromisos y privaciones para alcanzar una situación económica sostenible y duradera que es la que hoy está en juego con mucho riesgo.

¿Qué haríamos si no tuviésemos miedo?

Los miedos siempre están, ahí presente… no los podemos negar que es así, o es que no los hemos tenido al tener que subir a un avión, entrar a un quirófano o tener que cruzar cualquier otro mar que implique riesgo?

Es tiempo de hacer listas, pero la más importante es la lista de los cambios personales y profesionales que estamos dispuestos dar a pesar de los riesgos que corremos pensando en dar sin esperar nada, enfocándonos en lo mejor:

Nuestras Fortalezas:

  • ¿En que soy fuerte o muy bueno?
  • ¿Cuáles son las tres características que me distinguen?
  • ¿Dónde y cómo aporto valor?
  • Nuestras Debilidades:
  • ¿En que no soy fuerte por el momento?
  • ¿Qué creencias y, o paradigmas me limitan?
  • Nombra tres acciones y, o situaciones que sientas que dejaste pasar.

Oportunidades:

¿Estoy atento a las oportunidades?

¿Qué puedo lograr en mi estado actual y no lo he hecho aun?

Nombra tres acciones y, o situaciones que pueden ser puente de crecimiento.

Amenazas:

  • ¿Qué amenazas siento que hay alrededor?
  • ¿Qué emociones restrictivas me dominan con frecuencia?
  • ¿Dónde y, o en que situaciones restrinjo mi potencial?

Cuando hablamos de países, un ejemplo claro y paradigmático es el caso de Israel, donde el rol de las universidades como fuente de innovación es imprescindible.

Allí las universidades cuentan con oficinas de transferencia tecnológica que vinculan el campo académico, científico y creativo con el mundo de las empresas, el trabajo y las oportunidades comerciales.

La inversión en conocimiento y la articulación entre lo público y lo privado ha permitido que Israel, una nación sometida y en permanente estado de guerra y con escasos recursos naturales, se haya podido reinventar en solo unas pocas décadas en un modelo mundial de investigación y desarrollo.

Nuestros países necesitan del compromiso de todos los actores para que la universidad constituya una prioridad en la agenda pública y se transforme de verdad en uno de los pilares de la revolución del conocimiento, que es lo que nos conducirá a una sociedad con mayor desarrollo y oportunidades para todos como meta que en estos tiempos estamos buscando para despegar.

Es nuestra obligación el decidir qué sociedad queremos construir y hacerlo a partir de una estrategia común de los diversos actores sociales, con debates y acuerdos básicos.

No se trata de dar una receta, tampoco es tarea fácil de realizar ante las amenazas que hoy padecemos, pero la peor decisión es no intentarlo.

Mas que una crisis, estamos frente a la oportunidad de reinventarnos o quedar sometidos en los tiempos que cuando niño, una golosina ordinaria de aquella edad, era la que nos abstenía de comer queso, porque podía más aquel deseo que aquello que era necesario y nutritivo para la vida.

Nos preguntamos qué es lo más provechoso para una sociedad:

¿invertir fondos públicos en un mejor los tratamientos para la epilepsia o en entender las propiedades biomoleculares de un alga?

Sin dudarlo, probablemente la mayoría de las personas no dudaría en contestar lo primero.

Entonces, se sorprenderían al saber que la lenta investigación sobre un alga llevo al desarrollo de la ontogénica que como sabemos, es una de las tecnologías con mayor impacto social de los últimos tiempos.

Las ciencias básicas son aquellas que carecen de un objetivo practico inmediato, pero con el correr del tiempo se convierten en la recompensa que cambia para siempre nuestra vida y la de nuestra sociedad.

Reinventarse o Reinventarse…. ¡¡¡No hay otra!!!