El Minuto

Noticiero

Retrocedimos, pero avanzamos

Retroceder es volver hacia atrás, es abandonar una acción o un plan que se ha comenzado. Esto como consecuencia de algún o algunos obstáculos que nos exponen ante un peligro mayor. Se encuentran tantos impedimentos que no hay más remedio como el de retroceder.


Hemos retrocedido y el mundo lo sabe, nosotros más que nadie incluidos, sentimos migración, fuga, exilio y desaliento.

Cuando solo pensamos en el triunfo, en que los años venideros susurraban y resplandecían de promesas encontramos “La Gran Gaviota” la mayor, la que lidera nuestros días con irresponsabilidad temeraria, nos ubica en el centro de escena y con su muid mejor comunica un retroceso a la luz de la luna.

¡¡¡RETROCEDER NUNCA, RENDIRSE JAMAS!!!

Es el pensamiento unánime de quienes durante mucho tiempo algo hemos aprendido, incluidos nuestros derechos a la LIBERTAD.

Como demostrar que toda enseñanza es apego y condición para comenzar a trabajar con el tiempo preparados para empezar lo más difícil, lo más colosal y lo más divertido de todo.

Paso un año, o algo que pareció un año, una sociedad entera en sus días, meses y horas más difíciles aprendía con tremenda rapidez mucho más allá que la experiencia normal tenía para enseñarle y que ahora, como alumnos especiales del MAYOR EN PERSONA; como una super computadora replican:

¿Por qué piensas que alguien de tu pasado va a escucharte ahora?

El último punto es el decisivo, todos listos y rápidos en sus deberes, volvieron al viejo recuerdo: “quien nos pide nunca cumplió”.

Somos libres de ir donde queramos y de ser lo que somos, igual hubo una breve angustia entre sus alumnos, no se había violado la ley ni una sola vez en diez mil años.

Sintieron el momento en que, si la Ley decía quédate, el instinto decía partid, si seguían allí esperando lo peor podría suceder.

Para comenzar, LA GRAN GAVIOTA dijo: llegaste todos un poco tarde al momento de juntaros…

Y un relámpago atravesó el cielo.

¡Esos pájaros son exiliados! ¡Y han vuelto! ¡Y eso no puede ser!

Fue la predicción de la GRAN GAVIOTA; lo que hizo que algunos jóvenes replicaran:

¡¡¡Son Exiliados!!! ¿Pero oye, donde aprendieron tanto?…

Paso casi una hora antes de que la Palabra del Mayor lograra repartirse por la bandada: “Ignoradlos”.

Quien hable a un Exiliado será también un Exiliado. Quien mire a un Exiliado viola la Ley de LA GRAN GAVIOTA.

A esto un joven replico: ¡Si Dices conocer el vuelo, pruébalo primero y alardea después!…

Este cuento que parece ser tan infantil, es la leal explicación de lo que nos sucede a la hora de retroceder.

9 días nos pidieron.

¿Y después qué?…

¿Avance o retroceso?…

La gran gaviota retrocedió, la sociedad avanzo.

A la hora de los avances, progresos y adelantos; todo pasa tan solo por un estado mental.

Algo hemos descubierto: “La irresponsabilidad se paga”

Nos deben la verdad y también las vacunas.

Una verdad que duele, pero es independencia, soltar, dejar fluir, volver a caminar, repensar el origen desde una mirada comparativa e integrada y una vacuna que no para la ola.

Sentimientos Patrios: “La Patria es el Otro”

Lo mismo que sintieron los hombres de mayo de 1810.

Incertidumbre, confusión y hasta miedo eran algunos de los sentimientos de zozobra que tenían como horizonte.

La crisis de la monarquía hispánica, iniciada en 1808, por la desesperación del Rey Fernando VII, produjo un terremoto llamado revolución en todo el ámbito del imperio español a ambos lados del Atlántico.

Los actores políticos de la época se preguntaban quien tenía derecho a gobernar y en nombre de quien.

Ese pasado no es tan lejano en cuanto a las emociones que nos produce.

Los tiempos que corren, que tienen por supuesto otros condimentos – los de una pandemia global -, nos acercan un poco a las vivencias de aquellos hombres y mujeres de mayo que fueron sorprendidos por la crisis.

Ellos estuvieron frente al mismo escenario de total incertidumbre, al igual que ellos, nosotros también nos preguntamos cómo va a ser el mundo después del Covid19 y nos imaginamos escenarios futuros.

La historia no es una ciencia estanca, pues se nutre constantemente de nuevos temas y enfoques.

Existen hoy una cantidad muy voluminosa de nuevos trabajos y aproximaciones.

El inicio de las revoluciones en Hispanoamérica tiene muchos puntos en común que solamente se pueden entender si se hace un estudio comparado de esas revoluciones.

Al principio estas revoluciones no significaron el inicio de una nacionalidad, ni se hicieron para fundar una nueva nación en los límites que hoy tienen las naciones latinoamericanas porque, en realidad, los sentimientos identitarios más fuertes se vinculaban con América, lo cual deja muy en claro la razón que la Declaración no tomo el nombre de las Provincias Unidas del Rio de la Plata sino Declaración de las Provincias Unidas de Sudamérica.

Otra perspectiva novedosa es el estudio de las formas de concebir la circulación de las ideas y de producir los nuevos conceptos políticos modernos: Las nociones de “pueblo”, “constitución” , “patria”, “derechos”, “ciudadanía”, son todos conceptos que surgieron en ese periodo y que tienen su propia historia según una línea de investigaciones que están recuperando todas esas dimensiones conceptuales e históricas que muestran que esos conceptos son nuestros ancestros, pero estaban dentro de otras configuraciones y significaban usos y sentidos distintos.

Hoy a 211 años, los nombres de aquellos próceres de nuestra historia recobran las influencias de un nuevo enfoque:

Retrocedimos, pero Avanzamos

Nos debemos un inventario del robo organizado, de las instituciones pervertidas, de las falsificaciones usadas para la cooptación de voluntades y de las divisiones sociales promovidas con fines de lucro.

Es urgente establecer el daño que deja un ciclo político que se resquebraja por espasmos de su propia violencia.

Es imperioso recuperar el oxígeno de la paz y el espacio natural de la convivencia en diversidad.

Es tiempo de despintarse los rostros y salir de las trincheras que cavamos para una guerra promovida por alquimistas del rencor.

El populismo es una deformación planificada del campo popular a favor de una oligarquía de dirigentes que se apropian del símbolo “Pueblo” para usarlo como patente de corso en función de sus intereses y ambiciones. Representa un abuso de sentido y una perversión política como cultura autoritaria de poder.

Abandonar las trampas de la decadencia argentina y optar por la senda de un progreso real, basado en la justicia, el esfuerzo y la decencia es lo único que hace avanzar; y hemos avanzado.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish