El Minuto

Noticiero

Rusia-Ucrania y La Realidad Ficción

El Minuto | Vladimir Putin, estratega en inteligencia, no es comunista. Su partido, Rusia Unida, se define conservador y de centro, rivaliza con el Partido Comunista al cual venció en las elecciones legislativas del 2021: Ganó 324 curules en la Duma frente al PC que obtuvo 57. Volodymyr Zelenskiy, ex actor cómico, del partido Siervo del Pueblo con el que ganó la presidencia en el 2019, no proclama ideología. La violenta acción impulsada por la extrema derecha y grupos nazis en el 2014, el Euromaidán, le crearon un escenario favorable para fluir europeísmo, anti Kremlin y dureza ante al Dombás pro ruso. La guerra EEUU-UE-OTÁN vs. Rusia la ganará quien posea la mejor estrategia para mentir.

Escribe: Gary Ayala, Director de El Minuto en Perú | Empoderamiento Regional y liderazgo

La gestión de Putin, desde que tomó las riendas del poder en 1999, ha posicionado a la Federación Rusa como una potencia regional estratégica desde el ámbito euroasiático. No ha ocultado su anhelo de una Rusia protagónica más con remembranza del zarismo que con la Unión Soviética que abarcó a 15 repúblicas. Sus discursos convocantes de una Rusia unida, integrada, fuerte, rescatadora de los valores tradicionales de su ancestral historia y cultura son ampliamente conocidos por sus ciudadanos.


Las ambiciones de Putin son las propias de un líder que asumió una responsabilidad al frente de una de las dos potencias que dividieron al mundo en hemisferios asimétricos durante la guerra fría. ¿Cuál debería ser su labor para la alegría de sus detractores? ¿Dejar que vulneren su país y hacerse de la vista gorda ante las tácticas invasivas del mundo occidental desde Norteamérica, la Unión Europea y el foro militar de la OTAN?

Para acrecentar el empoderamiento regional, Putin, inició la rusificación de los entornos de la Federación Rusa como los pueblos de Ucrania, Moldavia, Bielorrusia, Crimea, Lugansk y Donetsk -entre otros- donde impuso la influencia del idioma ruso sobre las demás lenguas eslavas y balcánicas en un afán de predominio cultural y político.

Personalmente, acrecentó liderazgo, desde su formación en la KGB, la dirección del Servicio Federal de Seguridad Ruso y la exitosa restauración del principio de autoridad ante la rebelión separatista de Chechenia. Impulsó la gran recuperación económica rusa iniciada con el nuevo milenio y demostró gran carácter cuando encarceló y confiscó bienes al hombre más rico de su país, Mijail Khodorkovski, por delitos de evasión fiscal. Su actuación diplomática en la política exterior lo consolidó como un personaje influyente.

Precisamente, la maquinaria de comunicación estratégica que construyó su perfil como líder global con valores de respeto a la familia, defensa de la niñez, hombre de fe, paladín de retórica imponente, don de mando, deportista, músico, animalista, amigo de la naturaleza y más, ha sido excepcional.

Su reputación como jefe de Estado disciplinado ha destacado sobre muchos jefes de Estado occidentales durante las últimas dos décadas. Aun así, el líder ruso tiene cuestionamientos como los atentados que sufriera su tenaz adversario político, Alexei Navalny, quien lo acusa de haberlo encarcelado injustamente y de intentar envenenarlo, también de impedirle participar en las elecciones presidenciales del 2018 y hasta lo llama corrupto. Navalny, tiene un buen respaldo de la juventud rusa. Putin, lo acusa de ser un agente al servicio de los Estados Unidos de Norteamérica.

Putin, incorporó 206 enmiendas a la Constitución rusa en el año 2020, entre ellas, la investidura de Dios anotada en el preámbulo de la Carta -no obstante que también reconoce en el artículo 28° el derecho al ateísmo-, aparte, definió el matrimonio solo entre hombre y mujer y la indexación anual para las pensiones de los ciudadanos.

En 20 años de poder y desgaste político, Putin, registró en abril del 2022 el 81% de aprobación en su país (en teoría está facultado para gobernar hasta el 2036); Joe Biden, presidente de EE.UU., al final de su primer año de gestión, precedente al conflicto Rusia-Ucrania, solo alcanzó el 40% de aprobación en su país.

Putin aprovechó el contexto precedente del país vecino con presencias neo nazis y utilizó el argumento de “querer desnazificar a Ucrania” en su acción bélica.

No obstante, desde el Derecho internacional, Rusia ha vulnerado una soberanía nacional al ingresar a territorio extranjero. Así también el reconocimiento de las repúblicas de Lugansk y Donetsk, por ser unilateral, no está formalmente reconocido por aquella dimensión del derecho.

De la Comedia al Poder Político

Volodymyr Oleksándrovich Zelenskiy, judío, descendiente de abuelos muertos en campos de concentración nazis, quien además desarrolló una notable carrera como comediante en Ucrania y cuyas producciones impactaron en la misma Rusia, es acusado de permitir una extraña apertura a las huestes nazis como el Regimiento Azov de extrema derecha (visible desde el 2014) con voluntarios neonazis que promueven la supremacía blanca desde su sede en la ciudad de Mariúpol los mismos que pertenecen a la Guardia Nacional de Ucrania bajo la tutela del Ministerio del Interior.

Zelenskiy, ganó democráticamente y de manera muy inteligente las elecciones generales ucranianas del 2019 frente a su rival, Petró Poroshenko. Lo hizo sin mítines, discursos ni apariciones televisivas, salvo las emisiones de su programa donde actuó como presidente, demostró que con sencillez se podía derrotar a un hombre de mucho poder político y económico además acusado de corrupción. Se erigió como la esperanza de un gobierno fresco, nacionalista y por fin honesto para Ucrania.

Sus iniciales frases fueron de lucha contra la corrupción y lucha contra los fraudulentos.

Además, propagandizó el ingreso de Ucrania a la Unión Europea pero el pedido no se agendó formalmente; su país no calificaba como Estado miembro, pues, no cumplía con los Criterios de Copenhague, el Tratado de Maastricht ni con las Negociaciones Marco que conjuntamente exigen estabilidad democrática, transparencia de gestión gubernamental, respeto a los derechos humanos de las minorías sociales, ni la capacidad de contar con una economía de mercado saneada.

Actualmente, sepultadas por montañas de información fake, han quedado las versiones referentes a la investigación periodística sobre la corrupción en torno a Zelenskiy.

Quedaron rezagados los informes de The Guardian obtenidos de la filtración realizada al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) las cuales desnudaron al líder ucraniano. “Los documentos filtrados sugieren que tenía, o tiene, una participación no revelada previamente en una empresa offshore, que aparentemente transfirió en secreto a un amigo semanas antes de ganar la elección presidencial”, (03 de octubre del 2021).

La información de Pandora mostró más información de activos extraterritoriales no declarados por Zelenskiy -a nombre propio o en vínculo con otras personas- en Belice, en las Islas Vírgenes Británicas. Importante, aclarar todo ello en algún momento de la historia.

También quedaron sepultados los incumplimientos del gobierno de Zelenskiy sobre los Acuerdos de Minsk suscritos entre los representantes de Ucrania, Donetsk y Lugansk con los gobiernos de Rusia, Alemania y Francia como garantes en el 2014 y en el 2015. Ningún punto se cumplió: Alto al fuego, canje de prisioneros, retiro de armamento pesado, renovación de los lazos comerciales, retiro de las fuerzas extranjeras de Ucrania e integración de las autoridades suscribientes. EE.UU., y Francia pidieron que se cumplan los Acuerdos, Rusia, hizo lo mismo. Nada.

El Mundo en curso

Conjuntamente a la explosión mediática del tema ruso-ucraniano (trabajado desde el inicio como táctica de guerra desde el lado occidental del mundo y respondido igualmente) se demostró que la diplomacia puede ser la más falsa de las expresiones de la política exterior entre la comunidad internacional. Una vez más, la organización de las Naciones Unidas, confirmó su ineficacia en los conflictos del mundo.

Las legiones de rusiólogos y ucraniólogos, por su parte, contribuyeron a generar diversas corrientes de rusofobias y de ucranofobias.

Entre todo ello, al siglo XXI, la nación que ha demostrado mejor las bondades de la migración en la construcción de su desarrollo integral son los EE.UU., de N.A. Sin duda, una gran nación. Pero, parece representarles asimismo una “Lección no aprendida” puesto que siguen siendo el país con gobiernos que más la han promovido en apenas medio siglo frente a otras naciones.

Al parecer, La presente coyuntura hizo recordar a los historiadores modernos y a los estudiosos de la guerra fría que algo se repitió luego de 60 años cuando la U.R.S.S., intentó colocar puntos nucleares en Cuba. Con mucha lógica EE.UU., reclamó ante dicha situación. Pero, desde que Mijail Gorbachov, en 1991 disolvió a la Unión Soviética conjuntamente con el Pacto de Varsovia (equivalente a la OTAN), todo el contexto geopolítico ha ido arrinconando a Rusia hasta el límite de querer convertirla en un Estado solitario.

Al iniciar el mes de junio del 2022, según lo develado, ¿Solo prevalecen los intereses de Rusia y Ucrania en el conflicto? No, pues, Ucrania no es un problema militar para Rusia, tal parece que ni siquiera lo son -en abstracto- los 30 estados entre europeos y norteamericanos que integran la UE y la OTAN, todo apunta a una pugna entre EE.UU. vs. Rusia en una post epata de la guerra fría pero con un nuevo actor internacional: China.

Sorprende ahora la actitud de la UE. Dos guerras sufridas no le ha generado suficiente conciencia continental. El asesinato en 1914 del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, heredero al trono del imperio austrohúngaro, provocó la Primera Guerra Mundial. En apenas cuatro años causó la muerte de nueve millones de combatientes y siete millones de civiles. Más tarde, el Tratado Versalles no evitó un conflicto más grave.

El peor suceso ocurriría entre 1939 y 1945, la Segunda Guerra Mundial, donde “gracias” al mayor desarrollo tecnológico e industrial el nuevo conflicto generaría 60 millones de personas muertas, (en población judía, seis millones). La invasión hitleriana de Polonia abrió el escenario hasta el Pacífico, Atlántico, África, Filipinas, Rusia, EE.UU., y Japón.

En la escena europea, es necesario recordar ahora que en 1990, en Londres, se realizó una Cumbre de la OTAN (creada en 1949) donde se estableció un compromiso de honor -no escrito- de que la organización no se asomaría a Europa del Este luego de la reunificación germánica: En la práctica se hizo todo lo contrario. Hoy, Rusia, protesta ante la posibilidad de instalar bases militares norteamericanas frente a su territorio. ¿Quién incumplió?

Operación Rusia

Si el 40% del gas utilizado por un continente es suministrado por un solo proveedor ¡Y ello es cortado de pronto! Entonces se entiende que hubo un plan episódicamente elaborado, una pseudo diplomacia que sostuvo un falso relacionamiento, una previsión sobre las consecuencias en la calidad de vida de dicho continente (y, en otros continentes) y un control de poder sobre el nuevo escenario global. ¿Algún representante de América Latina o de África fue invitado a la elaboración de este Plan?

De hecho, la paralización del Gaseoducto Nord Stream II que suministraría gas directamente desde Rusia hasta la costa báltica de Alemania -que generó una inversión de 11 mil millones de euros- ha sido otra muestra de la vulnerabilidad de la Unión Europea en contra de sus propios ciudadanos continentales. El canciller, Olaf Scholz, decretó el bloqueo del proyecto presionado por Occidente. ¿Tampoco, Europa aprendió una lección?

En el año 2012, la Unión Europea le ofreció al presidente, Viktor Yanukovich, incorporar a Ucrania en su ámbito, pero desde Moscú surgió la reacción para evitar su consumación, un año después la propuesta fue desechada, entonces, los seguidores del nacionalismo ucraniano se opusieron tenazmente en la acción conocida como Euromaidán y el presidente tuvo que huir. Ese fue el caldo de cultivo para la llegar a la coyuntura actual.

Ningún país puede decidir sobre la participación de otro país soberano sobre su incorporación a un foro internacional, pero la inacción irresponsable tampoco puede ser factor para planes invasivos sobre territorio propio. Difícil, e injusta situación para Ucrania.

China, el León Despertado

Al apreciar el desenvolvimiento de los Estados en el mapa del poder global también se puede observar, el de los otros grupos -por ejemplo- los del poder económico tecnológico como podrían ser las empresas norteamericanas versus las chinas. Frente a Amazon (300 millones de usuarios) surgió Alibaba (757 millones de usuarios); frente a Apple se formó Xiaomi que también fabrica aparatos móviles; frente a Facebook (vetado en China) está Qzone (Tencent) como red social. En China se pensó en todo el protagonismo norteamericano que puede ser reemplazado internacionalmente.

China, ha realizado este año el acuerdo comercial más ambicioso del nuevo milenio con la ASEAN, Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y además conjuntamente con Japón y Australia. Su estrategia geoeconómica es arrolladora globalmente y se proyecta a largo plazo.

Además, el presupuesto militar de China es el segundo del planeta (US$ 252 mil millones); solo superado por el de EE.UU., (US$ 778 mil millones); el de Rusia es mucho menor (US$61 mil millones); menos que India (US$ 72,900 mil millones)

Asimismo, China le ha modificado a EE.UU., el monopolio de la “alianzas estratégicas” para el desarrollo socioeconómico de cada país latinoamericano y africano. Así, China ofreció infraestructura, adquisición de comodities y oferta financiera; mientras los EE.UU., sometió a las economías emergentes a través del Fondo Monetario Internacional bajo exigencias sociopolíticas.

Actualmente, Joe Biden, tiene un partido de gobierno con propias fisuras en el Partido Demócrata; están los progresistas que apoyan medidas más integracionistas con la población (los “socialistas”); y los moderados, quienes se orientan más hacia el libre mercado. Además, tiene a un mediático opositor, Donald Trump, quien lo llamó “incompetente” y lo culpó de irresponsabilidad al provocar una nueva guerra mundial. Obviamente, ante China y el mundo, Biden, está muy disminuido.

En este gran escenario global, las condiciones para volver a un orden internacional como el de la última centuria es imposible. El mundo abrió los ojos ante una perversa intención.

La defensa de la libertad del mundo, el respeto por la dignidad de la persona humana y la soberanía de las naciones no la representa una nación en lo particular, menos un gobierno de mandato temporal, aquellos valores son patrimonio moral propios de la civilización humana cultivados en la experiencia histórica, el progreso de los pueblos y la honra mutua.

Ucrania, merece vivir en paz, sus ciudadanos han sufrido por generaciones incursiones que impidieron un diseño del modelo de sociedad anhelada. Los intereses de países que mantienen estrategias sobe su territorio son instancias externas. Ojalá, la luz de la racionalidad se aplique en las decisiones de los gobiernos que especulan sobre un mapa respecto a esta nación de 42 millones de habitantes que desean lo que todo ser desea para sí y su familia: Un mejor lugar para vivir.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish