Dom. May 31st, 2020

El Minuto

El Primer Diario Social de Chile

Sahara Occidental La guerra de liberación contra Mauritania

elminuto| El antiguo Sahara Español fue invadido por Maruecos y Mauritania. Esto generó serios contratiempos al pequeño y débil ejercito saharaui, pero no menos motivado y lleno de coraje.


Por: Jorge Suárez Saponaro. Director del Minuto en Argentina


La invasión se desarrolló en un contexto donde miles de saharauis huyen al desierto, dado la represión desencadenada especialmente por Marruecos.



España se retira luego de los Acuerdos de Madrid, dejando a un pueblo, que hasta poco era considerado español. Las promesas de los políticos de Madrid quedaron en la nada misma. En estas horas oscuras, el talento del presidente saharaui El Uali se puso de manifiesto.



Mauritania soldados entrenando 1972


El presidente de Mauritania, Uld Daddah, embarcó a su país, a una aventura que casi lo lleva a la destrucción del flamante estado, que fue en realidad una creación colonial francesa. Nunca Mauritania previo a la llegada de los europeos, había sido una entidad estatal. En los años 40, los franceses promovieron la creación de un partido, Unión Progresista Mauritana, donde surgió el que sería primer presidente de Mauritania. Mojtar Uld Daddah.

Mauritania, un departamento de ultramar francés, hasta bien entrada la década del 50, no tuvo capital propia, sino que las autoridades responsables estaban en San Luis, Senegal. Nuakchot, fue creada por los franceses para alojar el flamante primer gobierno Mauritano, en 1958. En noviembre de 1960, Mauritania alcanzaba la independencia. Marruecos desde un primer instante se opuso a la creación de dicho país, sobre la base de la teoría del Gran Marruecos.

Francia hábilmente defendió la existencia del citado Gran Marruecos, probando que Rabat nunca tuvo derechos soberanos sobre territorios mas allá del río Draa (y por ende tampoco tuvo derechos sobre el antiguo Sahara Español). Finalmente Mauritania ingresó a Naciones Unidas en 1961.

Los primeros años de existencia fueron de total dependencia de la ex metrópoli. La minería de hierro, base de la economía nacional, estaba en manos de una empresa francesa. La importación de bienes y alimentos estaban en manos de empresas francesas. En 1966, el ascenso dentro del partido único del país, de sectores nacionalistas y progresistas, permitió que se adoptaran medidas tales como adoptar una moneda nacional, nacionalizar el comercio exterior, crear un banco central en 1973 y la nacionalización de las minas de hierro. Desde la independencia, el presidente Uld Daddah propuso incorporar a los saharauis dentro de la Gran Mauritania.

A pesar de los lazos culturales e históricos, los saharauis no aceptaron la idea. No obstante ello, desde 1963, Mauritania, formalizó el reclamo del Sahara Español ante Naciones Unidas. Los reclamos Mauritanos, se debían ante todo, ante un frágil equilibrio entre “moros”, las poblaciones arabizadas del norte y los negros, del valle del Senegal, escasamente islamizados y con intereses diferentes, además de ciertos conflictos de vieja data. Dado que Mauritania, no había abolido formalmente la esclavitud (lo fue hecho formalmente por el gobierno militar de 1980). Incorporar a los saharauis, a la llamada Gran Mauritania, implicaba incrementar la balanza a favor de las poblaciones arabizadas desde lo demográfico y político.



Maurtiania tren del mineral de hierro.


En 1965, el rey Hassan II, en una cumbre de Addis Abeba, buscó un acercamiento con Mauritania, que terminó en cierto entendimiento. Mauritania, para la década del 70, llegó a un entendimiento sobre el reparto del Sahara Español, que es visto para más de un observador, especialmente el reconocido experto Carlos Ruiz Miguel, como un mecanismo para frenar el expansionismo marroquí.

La aventura en el Sahara Occidental, terminó con un país dependiente de Marruecos y Francia, lo que generó un profundo malestar en la opinión nacionalista de las fuerzas armadas mauritanas. La debilidad de esta era notoria, a tal punto que había falencias en materia de planeamiento y ejecución de operaciones militares de cierta complejidad. Francia fue vital para mantener funcionado infraestructuras económicas clave, con cientos de técnicos para garantizar el funcionamiento de las minas de hierro, además del apoyo militar, que llegó a ser directo por medio de la fuerza aérea, que

desplegó aviones de ataque Jaguar, con base en Senegal para atacar las columnas móviles del Ejército saharaui. Marruecos también desplegó un número importante de efectivos militares, llegando a los 9.000. Los altos costos de la guerra, la presencia creciente de fuerzas extranjeras, generaron una tensión que terminó en golpe militar.

Para conocer con mayor amplitud lo sucedido, invitamos a descargar el Documento Histórico que está en este enlace.

https://drive.google.com/file/d/13yOh4qDxDdoEXVq_A_E50frrXOHfEGd4/view?usp=sharing

es Spanish