mar. Nov 19th, 2019

Según la activista de Almas Veganas: “comer animales es fascista”

Según activista de Almas Veganas comer animales es fascista

Un grupo animalista denominado Almas Veganas que posee un “santuario animal”. Y muchos se han reído de sus ocurrencias.

Por: Elentir Vigo.

Gallos violadores y gallinas violadas: las ocurrencias del animalismo

En concreto, ha tenido mucha difusión un vídeo que dicho grupo, dicen que tuvieron que separar a las gallinas de los gallos porque porque no queríamos que les violaran, aunque fuera su naturaleza”.  Aquí lo  puedes ver:

Por lo visto, han pasado por alto que una violación es tener un acceso carnal con una persona sin su consentimiento. Para empezar, las gallinas no son personas: son animales. Por otra parte, las gallinas no pueden otorgar su consentimiento ya que carecen de voluntad y no pueden hablar. Veremos cuánto tardan en criminalizar al que diga cosas que son de sentido común, como ya está ocurriendo en otras cuestiones en las que algunos intentan prohibir toda discrepancia.

Dicen que hay sociedades con tres y cinco géneros pero no dicen dónde

Este miércoles, Almas Veganas publicó en su canal Youtube un vídeo que es un compendio de todas sus ocurrencias ideológicas:

Dicen, por ejemplo, que usan el “lenguaje inclusivo”, hablando con la e, “porque sabemos que el género es mentira, es una construcción social”. Para respaldar esta afirmación, que comparte ya mucha gente que se ha tragado los disparates de la ideología de género, afirman que “depende de en qué sociedades pues aquí hay un binomio, en otras sociedades hay tres géneros, cinco, etcétera”, pero no dicen dónde. 

Esto es pasar del disparate a la mentira: no hay ninguna sociedad en ningún lugar de la tierra donde exista algo distinto a la diferencia sexual entre hombre y mujer. Y es que nuestra realidad biológica condiciona nuestra realidad cultural: hombres y mujeres somos biológicamente distintos y tenemos gustos y deseos diferentes por motivos fundamentados en gran medida por nuestras diferencias genéticas y hormonales.

Defienden el “comunismo libertario” y afirman que “comer animales es fascista”

Por otra parte, en el vídeo una de las integrantes de Almas Veganas afirma: “nosotras somos un colectivo antiespecista, transfeminista, libertario y ecologista que lucha por la liberación animal y del planeta”. Así mismo, afirma que “el especismo es la discriminación por especie, de ahí que conviertan a animales en productos, recursos y propiedades que no necesitamos”. En su declaración, echa la culpa al capitalismo de los huracanes y los tsunamis. Se le olvida decir que en su web ese grupo defiende el “comunismo libertario”. En resumen, que el capitalismo es malísimo porque provoca huracanes y tsunamis (y seguro que hasta fue el causante del meteorito que acabó con los dinosaurios), y la solución es una franquicia de una ideología que ha matado a más de 100 millones de seres humanos en el último siglo. 

Pero lo mejor del vídeo viene al final: siguiendo la vieja tradición comunista de estigmatizar con esa palabreja a todo el que discrepa, la activista de Almas Veganas afirma: “comer animales es fascista”.

Otros disparates izquierdistas ya han sido asumidos por una parte de la derecha

Es inevitable reírse al escuchar tal cantidad de chorradas. Lo que ya no resulta tan gracioso es pensar que la izquierda lleva décadas imponiendo en las leyes y en las escuelas disparates tan absurdos como esos. Las tonterías que dicen Almas Veganas sobre el género no dejan de ser las consecuencias lógicas de aplicar las tesis de las comunistas Simone de Beauvoir (1908-1986) y Shulamith Firestone (1944-2012). Unas tesis que hasta hace unos años eran tachadas de “feminismo radical”, pero que poco a poco han acabado convirtiéndose en “feminismo” a secas, al ser asumidas no sólo por la izquierda, sino también por partidos que dicen ser “centristas” o incluso de “centro-derecha”. En España, y con el apoyo de partidos del PSOE y de Podemos pero también del PP y de Ciudadanos, ya tenemos una serie de leyes totalitarias que imponen esas tesis a toda la sociedad, violando derechos tan elementales como la libertad de expresión, la libertad de educación, la libertad de educación e incluso la presunción de inocencia, y utilizando fondos públicos para promover el odio al varón.

¿Cuántos años tardarán en asumir sus ideas algunos que hoy se ríen de esas animalistas?

Hasta ahora, el empeño de la derecha por ceder ante las tesis de la izquierda sólo ha servido para que la izquierda se sienta cada vez más crecida, cada vez más radicalizada y cada vez más obsesionada con imponer sus disparates ideológicos a todos. La cobardía y la tibieza de la derecha nos están saliendo muy caras en términos de libertades. Lo que cabe preguntarse ahora es cuánto tardará esa derecha cobarde en asumir tonterías como las que se lanzan en los vídeos de Almas Veganas. ¿Cuántos que se ríen ahora de los vídeos de ese grupo animalista acabarán asumiendo sus tesis dentro de 5, 10 o 15 años para que no les señalen los censores ideológicos de la izquierda? Ya ha pasado lo mismo con el aborto, con la ideología de género, con el movimiento LGTB y con muchas de las tesis del movimiento ecologista, y en breve podría repetirse la cosa con la eutanasia. Algunos no se están riendo sólo de tres animalistas radicales: se ríen de su propia cobardía de dentro de unos años. Ojalá esos disparates abran los ojos a muchos y les animen a reaccionar de una vez por todas contra la ola de majaderías que nos está imponiendo la izquierda.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish