Lun. Nov 30th, 2020

Sobre Zaristas, Mencheviques y Bolcheviques

Como consecuencias de la guerra de Crimea, el Zar Alejandro II observó que los hombres libres integrantes de los ejércitos francés y británico, tenían mayor vocación de combate que los siervos rusos.

Compartir

Como consecuencias de la guerra de Crimea, el Zar Alejandro II observó que los hombres libres integrantes de los ejércitos francés y británico, tenían mayor vocación de combate que los siervos rusos.


Por: José Luis Galante | El Minuto en Argentina


El Zar Alejandro II abolió la servidumbre de los campesinos en 1861 con su Manifiesto Emancipación, lo que ocasionó un éxodo masivo a las ciudades, San Petersburgo y Moscú principalmente.

En las ciudades el siervo que era un trabajador rural se reconvirtió en trabajador industrial. Pero, todos tanto los trabajadores rurales que ahora eran trabajadores asariados como los industriales seguían siendo pobres, debido a la desigualdad en la distribución del ingreso y la riqueza.

En el sector rural tenían la libertad de movimiento y trabajo, pero no tenían la tierra y adquirirla demandaba décadas de trabajo. Mientras que los nobles deberían pagar impuestos también. Esta reforma agraria fue insuficiente para los nobles que ahora debían pagar tributo y salario lo que les impactaba en los beneficios.

También fue insuficiente para los campesinos. Asimismo, se creó un banco estatal y varios bancos comerciales dirigidos a fomentar la industria. Posteriormente, se formaron organismos de control independientes del gobierno local con el propósito de auditoría.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el imperio ruso recibió inversión extranjera directa(IED) de origen francés, alemán y británica en las ramas del acero y francesa en la del carbón.

Durante los 10 años anteriores a la primera guerra mundial, la producción industrial rusa se duplicó, pero no su productividad ni tampoco el salario real bruto medio. La industria petrolera era importante, pero de muy baja productividad y bajo salario, porque utilizaban técnicas muy primitivas para producir.

Esta IED creó el marco adecuado para la formación de una incipiente burguesía. Esta burguesía se comprendía de: los proveedores que esta IED formaba en Rusia, los distribuidores de los productos generados por esta IED, el staff de profesionales demandado por esta IED, la red de profesionales que les vendían servicios profesionales a esta IED y los profesionales de la burocracia estatal que creaba la actividad económica producto de esta IED.

La nobleza rusa permanecía ciega al creciente descontento social, cuando la palabra revolución ya había comenzado a difundirse entre la clase trabajadora.

Los revolucionarios utilizaron la prensa escrita como medio de difundir sus ideas y organizaron a los trabajadores para utilizar la huelga como herramienta revolucionaria. Las mismas eran reprimidas con violencia, ya que cuando cesaba la producción desaparecían los beneficios. Esto volvía a los huelguistas en enemigos del estado.

Lenin era hermano menor de un agitador político que fue condenado a muerte por un intento fallido de asesinato al Zar Alejandro III, hijo de Alejandro II y padre de Nicolás II. Luego de la ejecución de su hermano, la familia se mudó a Kazán, allí tuvo acceso a la lectura de las obras de Marx y Engels.

Desde entonces, se volvió en proselitista del marxismo. Su origen era burgués liberal, pero despreciaba a los mismos por cómplices del zarismo. En 1895, se mudó a San Petersburgo, luego de un viaje a Suiza donde se entrevistó con los principales dirigentes revolucionarios en el exilio. Estudió derecho, pero se dedicó a la lucha política revolucionaria.

Fue apresado en la navidad de 1895 y en 1897 desterrado a Siberia, usó este tiempo para la organización de la lucha revolucionaria. Proyectó un nuevo periódico revolucionario “и́скра” (la chispa) y fue cuando comenzó a firmar como Lenin.

En el año 1900 se publicó el 1° número de La Chispa en Alemania que luego se introducía en Rusia en forma clandestina. Debido a que los impresores tenían resquemores y Lenin ya casado eligió mudarse a Inglaterra para conducir su publicación desde allí.

En 1903, hubo un congreso del partido obrero socialdemócrata ruso de ideología marxista en un hotel londinense, allí se desarrolló el debate sobre el perfil más deseable de los miembros del partido, eso transparentó que el partido estaba dividido en dos alas diferenciadas.

Uno, los bolcheviques o la mayoría que eran los partidarios de solamente dejar entrar al partido a la gente más comprometida y no a cualquier arribista, conducidos por Lenin.

Dos, los mencheviques o la minoría que eran más laxos en cuanto a los filtros de ingreso al partido, permitían que cualquiera que creyera en los ideales marxistas, incluyendo trabajadores con poca educación y campesinos, podían entrar en el partido y estaban conducidos por Mártov. Los bolcheviques ganaron por dos votos ese debate, por eso obtuvieron esa denominación. Los mencheviques eran reformistas. Mientras que los bolcheviques eran revolucionarios.

Del 8 de febrero de 1904 hasta el 5 de septiembre de 1905, se desarrolló la guerra ruso-japonesa. Esta guerra fue un total desastre para el imperio ruso. Cuando se rindieron frente a los japoneses, el 9 de enero de 1905 hubo una protesta frente al palacio del Zar, en San Petersburgo, los manifestantes iban cantando “…Dios salve al Zar…”. Esta manifestación terminó con represión y un saldo de 2000 muertos. Esta fecha fue llamada en la historia rusa como el domingo sangriento y al Zar lo apodaron “el Zar sangriento”. En este tiempo Lenin estaba en Suiza, desde entonces se dedicó al estudio de las técnicas de la guerra civil en una biblioteca de la ciudad de Ginebra.

En octubre de 1905, se reunieron los trabajadores de San Petersburgo, formaron un soviet o consejo. Llamaron a una huelga general, que terminó en un derramamiento de sangre. Este fue el comienzo de una gran inestabilidad económica, social y política. En 1912, los mencheviques se convirtieron en un partido separado dentro del marxismo ruso.

Cuando comenzó la primera guerra mundial el Zar Nicolás II era el mayor latifundista ruso, ya que poseía más de la mitad de la tierra cultivable de Rusia. Junto a otros 130.000 propietarios eran dueños del 95% de la tierra cultivable del país.

Para ellos, un cambio económico, social, político y jurídico era inconcebible. Podemos establecer similitudes con La Argentina pre peronista, en cuanto que el latifundio era la fuente de poder económico y político de la casta dominante y los rasgos oligárquicos que ambas castas compartían.

Al conocer el estallido de la guerra, Lenin se mudó a Suiza y convocó a todos los bolcheviques disponibles. Comenzaron un ataque de propaganda sobre el pueblo y las tropas en el frente, para parar la guerra contra Alemania, el imperio otomano y el imperio Austrohúngaro y comenzar una guerra civil en el imperio ruso.

Este escenario se complicó aún más con alta inflación y desabastecimiento. El régimen zarista fue inflexible y desconoció la dinámica explosiva de la situación.

La revolución de febrero de 1917, causó que la Duma demandara la abdicación del Zar Nicolás II. Así se llegó a la formación de un gobierno provisional constituido por liberales y socialistas. Este gobierno provisional estaba integrado por el Comité Provisional de la Duma y el Soviet de Petrogrado.

Petrogrado fue el nombre que recibió San Petersburgo entre 1914 y 1924. La debilidad de este gobierno desencadenó la revolución de octubre. La misma fue la causa de la posterior guerra civil.

Después de la abdicación del Zar, Stalin y Molotov salieron de prisión, Trotski estaba en New York y Lenin aun en Suiza. Lenin emprendió el viaje de vuelta en un tren privado facilitado por el gobierno alemán hasta Alemania, desde Alemania en ferry hasta Suecia, luego hacia el norte hasta Finlandia, finalmente llegaron a Petrogrado.

Lenin un día después de su llegada le habló al soviet de Petrogrado, acusando a los socialdemócratas de traidores e invocando a la revolución bolchevique. Lenin contaba con el apoyo de Alemania.

Los bolcheviques mandaron agitadores al frente, para arengar a las tropas a abandonar el frente de batalla, incluso decían a los soldados que los enemigos eran hermanos de clase, trabajadores como ellos. Acá encontramos dos nociones de patria diferentes, para unos la patria es el suelo donde nacieron.

Para otros, la patria es la organización económica y política que le permite desarrollarse, la tierra no es atributo de patria. En un discurso Kerenski habló de: igualdad, fraternidad y libertad, esto corrobora que este gobierno provisional buscaba una revolución burguesa y no una proletaria. Asimismo, acusó a los bolcheviques de espías alemanes.

El nuevo gobierno lo nombró a Kerenski como ministro de guerra y aseguró a los aliados que Rusia seguiría luchando. La delegación estadounidense recibió sus palabras con beneplácito y declararon legal a ese gobierno, al igual que los ingleses. Kerenski visitó el frente, nombró nuevos generales y lanzó una nueva ofensiva, que terminó en un gran desastre.

Tras cada derrota militar aumentaba la simpatía de la gente por los bolcheviques. Los mencheviques apoyaban la participación de Rusia a favor del Reino Unido y Francia en la guerra. Consideraban que el proletariado debía cooperar con la burguesía para completar el desarrollo del sistema capitalista como estadio previo para alcanzar el capitalismo, querían formar un partido político para derrocar al Zar.

Los bolcheviques pensaban que el gobierno debía estar en una diminuta élite calificada para gobernar (dictadura del proletariado) y que se debía alcanzar la industrialización rápidamente en el siglo XX. En 10 días la revolución terminó con la democracia liberal rusa.

Una vez conquistado el poder, hubo una diferencia entre Lenin y Stalin. Lenin realizó en el plano económico primero una economía de guerra que consistía en un número significativo de apropiaciones y luego la NEP o nuevo plan económico.

En la NEP combinaba elementos del libre mercado con la economía comunista, en sí misma constituía un paréntesis en el camino al socialismo. Era una vuelta a la economía de mercado con la intervención del estado a través de empresas públicas. Se reemplaza el trabajo coercitivo por el asalariado. Se sustituyó la requisa del estado al productor por el pago en especie y luego el pago con dinero.

Se desnacionalizaron las fábricas con menos de 20 obreros y la producción artesanal. Al sector público se le reservaba solamente la gran industria, los servicios públicos, el comercio exterior y la intermediación financiera.

Luego de experimentos monetarios en 1923, se vuelve a una moneda de curso legal basada en una caja de conversión con patrón de cambio oro. Como saldo positivo: bajó significativamente el desempleo, agregaron valor a su producción y tuvieron estabilidad monetaria. Las consecuencias negativas fueron, a saber: la aparición de los “nepmen”, que eran una nueva burguesía urbana y rural y la industria pesada no alcanzó su frontera de posibilidades de producción.

Al fallecimiento de Lenin, Stalin se propuso incrementar la productividad media de la producción agraria para lo que utilizó el poder de policía para cambiar la propiedad de tenencia de la tierra. Luego eliminó la propiedad privada de las empresas.

En cambio, Stalin impulsó los planes quinquenales, que consistían en una planificación centralizada de empresas públicas industriales y agrícolas. Dentro de estos planes quinquenales estaba el objetivo de multiplicar la producción de energía eléctrica, incluso en pocos años se multiplicó por nueve.

Durante los planes quinquenales del stanilismo, se modernizó la economía y se alcanzó la autarquía. Se suprimieron los mecanismos de mercado. Se desarrolló la industria siderúrgica y química.

También se desarrolló la infraestructura pública. La producción de carbón se triplicó, la de acero y hierro se cuadriplicó. Se mejoró la calidad de vida de la población. Hubo un gran desarrollo de la industria bélica como preparación para la segunda guerra mundial.

Lenin había hecho una reforma agraria, por medio de la cual la tenencia de la tierra pasó de los nobles a los campesinos. Pero luego Stalin, hizo una nueva reforma agraria para la colectivización de la tierra.

La colectivización de la tierra generó un salto en la productividad, esta colectivización consistía en concentrar las pequeñas explotaciones en grandes. También en forma simultánea se realizó la introducción de maquinaria agrícola. La política agropecuaria y fruti-hortícola estaban coordinadas por la planificación central. Incluso la planificación central llegaba hasta la coordinación de los precios al consumidor.

Interpretamos al comunismo y al capitalismo como dos regímenes jurídicos de propiedad privada diferentes. Consideremos que el capitalismo solucionó el problema de los incentivos, pero no el de la distribución. Mientras que el comunismo solucionó el problema de la distribución, pero no el de los incentivos. El plan quinquenal incluyó incentivos a los trabajadores que superaran las metas de productividad impuestas por la planificación central. El incentivo era una recompensa salarial. La huelga era considerada sabotaje y penada con 10 años de trabajos forzados.

Como conclusión de esta reflexión podemos inferir que la élite rusa a partir de la guerra de la derrota rusa en la guerra de Crimea, había comprendido la necesidad de encontrar una estrategia de desarrollo económico, y toda la violencia política durante los períodos de: Alejandro II, Alejandro III, Nicolás II, Kerenski, Lenin y Stalin no fue más que el desenvolvimiento de ese debate. Nuestra interpretación de esta etapa de la historia rusa es como sigue. Mientras que los zares querían desarrollar a Rusia, pero con alimentos caros que consumían gran parte del salario nominal bruto del trabajador y dejar a la innovación en manos de la IED.

Pero no alcanzó las metas necesarias de competitividad de la economía. El proceso de Kerenski fue una alianza con la IED en detrimento de los latifundistas y los trabajadores. Tampoco alcanza el nivel mínimo necesario de competitividad de la economía. Luego la NEP de Lenin incrementa el nivel de intervención del sector público en la economía, pero manteniendo una alianza con un control más férreo del estado con esa IED y algunos experimentos económicos como los monetarios.

Pero no se alcanzaron ni las metas de productividad ni la frontera de posibilidades de producción. Con Stalin, la URSS se sustrajo de los efectos de la crisis del ´29 y durante la década del ´20 la economía soviética fue la que tuvo la mayor tasa de crecimiento en la economía. La estrategia estalinista a diferencia de las estrategias utilizadas desde la época de Alejandro II fue la que más intervención pública tuvo y la más efectiva, llegando incluso a utilizar el poder de coerción física del estado.

Hay un paralelo entre la nobleza rusa latifundista y la nobleza latifundista británica representada por el partido conservador descrita en nuestro artículo “…. De Eduardo III de Inglaterra a Donald Trump ….” y la oligarquía argentina descrita en nuestro otro artículo “…..EL impacto de la avaricia de los hermanos Vestey y el pacto Roca-Runciman en el 17 de octubre….” y el debate de la 125 del 2008.

De todo lo expuesto, surge la imperiosa para alcanzar el desarrollo la necesidad de anular el poder económico, social y político del latifundio argentino. Sólo se puede hacer con intervención pública y no con el libre mercado.