Sodexo multada por serie de incumplimientos laborales

Multa de 40 UTM (unidades tributarias mensuales) aplicada por la Dirección del Trabajo a la empresa Sodexo Servicios S.A. por serie de incumplimientos laborales.

En fallo unánime (causa rol 650-2018), la Décima Sala del tribunal de alzada –integrada por las ministras María Rosa Kittsteiner, Blanca Rojas y la abogada (i) Paola Herrera– confirmó la sentencia impugnada, dictada por el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.

“Ninguna de esas condiciones se cumple en la especie, pues no basta con mencionar que se ha vulnerado el principio de no contradicción, si no se expresa la forma precisa en que esto se produce. En efecto, contrariamente a lo que señala el recurso, el sentenciador, en los considerandos sexto, séptimo y octavo, valora la prueba rendida por ambas partes, analizando cada una de las multas reclamadas, iniciándolo respecto de la segunda, por entender que contiene una sanción genérica que sirve de base a la primera multa, siendo cursada -la segunda- porque en los contratos de trabajo de cuatro trabajadores nada se dice sobre el beneficio del bono de movilización, infracción que estima configurada”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que: “(…) respecto de la primera, a continuación la estima no configurada, estimando que en este escenario no se ha infringido por la empleadora reclamante lo dispuesto por el artículo 54 bis inciso tercero del estatuto laboral, ya que en cada una de las liquidaciones se desprenden los montos que cada trabajador recibió por concepto de bono de movilización. Por lo razonado en esos fundamentos, no puede sostenerse en forma tan liviana que se ha infringido el principio de la no contradicción, pues lo que la sentencia hace es precisamente explicar cómo, a partir del completo análisis de la prueba rendida, es dable dejar sin efecto una de las multas reclamadas, más no la primera de ellas”.

“(…) la causal –continúa– del artículo 477 del Código del Trabajo, en su vertiente de infracción de ley, importa para el recurrente explicar cómo se ha producido la infracción. Lo cierto es que los argumentos que esgrime el recurrente no son propios de esa causal, sino más bien pretende impugnar los hechos que ha tenido por establecidos la sentenciadora, pues lo que en definitiva ataca el impugnante es que la prueba no se valoró en la forma como estima debió hacerse, reproche que, como ya se indicó en el motivo segundo precedente, el sentenciador de primer grado sí dio razones, en los considerandos sexto a octavo, sobre la valoración de la prueba rendida por las partes, de lo cual se infiere que no puede haber infracción a las normas de los artículos 10 y 41 del Código del Trabajo, como lo arguye el recurso. Por lo tanto, debido a la falencia de requisitos en su interposición, unido a que no tiene sustento alguno, la causal subsidiaria de infracción de ley también debe ser rechazada”, concluye.