dom. Ago 18th, 2019

Diario el Minuto

Son Nuevas las nuevas amenazas

Nuevas funciones para viejas estructuras

Terrorismo, narcoterrorismo, tráfico de armas, guerrilla, son elementos amenazantes de vieja data en el mundo post y aun pre guerra fría. Decimos esto consientes del auge que algunos de estos han tenido en los últimos años.-

Se trata de …”Nuevas formas de violencia política, o formas ya conocidas han adquirido inusitada intensidad y proyección internacional, junto con nuevas formas de violencia ciudadana y/o estatal, ligadas a clivajes étnicos o religiosos, vinculados muchas veces con graves cuadros económicos y sociales” y se definen como “aquellos fenómenos que, en principio no disputan formalmente la soberanía del Estado ni su integridad territorial, pero afectan a las instituciones y a las personas, poniendo en riesgo la integridad física y moral de estas últimas y perneando al Estado por diversas vías. Pertenecen a este grupo el narcotráfico, los distintos tipos de terrorismo, el crimen organizado en sus diversas variantes y otras estructuras delictivas de carácter transnacional” (Fontana, 1997 Complejidad de riesgo e interdependencia. Tendencias de cambio en la Seguridad Internacional, 1997. ISEN. Serie de Documentos de Trabajo, Nº 24, Buenos Aires: 14 y 19).

Más allá de la localización temporal de este tipo de fenómeno, no caben dudas que a partir del 11S se produjo un cambio en el paradigma no consolidado de la unipolaridad, y con ello el protagonismo del terrorismo que ha traído como consecuencia esta multipolaridad, hoy también en crisis.-

El libro Blanco de la defensa en su capítulo pertinente (1 punto 2) incluye dentro de estos a narcotráfico, el terrorismo, los fundamentalismos, la proliferación de armas de destrucción masiva y de sus vectores de lanzamiento, la transferencia de armamentos excedentes y tecnologías intangibles, el crimen organizado, el contrabando de armas, e incluso, el deterioro del medio ambiente y las migraciones, por falta de espacios.- 

Se concluye, sin ningún tipo de dudas, que el marco estatal para resolver estos conflictos en modo alguno puede resumirse a un estado en solitario, debiendo tornarse en actividades colectivas en cooperación.

“El 11S y su saga de hechos posteriores han puesto en evidencia que Washington no puede encarar en soledad una lucha contra el terrorismo internacional a nivel global, sin alinear tras de si a otras naciones que le garanticen la cooperación necesaria para ganar la paz” Joseph Nye” (A dollop of deeper american values, The Washington post, 30-03-2004). Decimos esto no como una ventaja sino como un elemento a tener muy en cuenta por los estados del subcontinente sudamericano y evitar intentonas de injerencias del hegemon.-

Explica nuevamente Bartolome que la erradicación de la desconfianza a nivel regional traída como consecuencia de los tratados de paz y colaboración, han favorecido la aparición de una “comunidad amalgamada de seguridad” pese a lo cual, la acción debe darse para perfeccionar esta importante condición, la conjuntez e interoperatividad (SOTO SILVA, Julio. “La interoperatividad, un desafio para las fuerzas armadas y su empleo en las batallas del futuro”. Politica y Estrategia Nro. 24, 2004, pag 55.73).-

Las amenazas transnacionales tienen parte importante en la agenda regional, al punto que existe la “Comisión de Seguridad Hemisférica” de la OEA, que junto a convenios y organismos de otra índole (CEPAL, UNASUR, inoportunamente abandonada, etc) dan marco coalicional al asunto, que deberá remarcarse y materializarse en la conjuntez (en realidad se trataría de ejercicios combinados) e interoperatividad. Ejemplo de ello es el desarrollo de los ejercicios VIGIA y PLATA (y similares) que se desarrollaron con Brasil en décadas pasadas.-

Esta corriente ya tuvo su espacio en la llamada “Doctrina de la Seguridad Nacional”, de la que estuvo imbuida la anterior Ley de defensa que vino a derogar a la 13234, la 16970. Se encuadra decididamente en esta doctrina, cuando ya en su artículo 1 así lo determina .-

Esta cosmovisión legal derivó en una serie de cuestiones que en mucho exceden el presente. Tengamos solamente en cuenta que el debate legislativo se dio en el marco del llamado “Plan CONINTES” en lo interno, incluyendo en cuanto a lo externo la apreciación de las ya llamadas “nuevas amenazas” representadas en la guerrilla Marxista de fuerte proliferación regional por ese entonces.

En cuanto al debate legistativo de la ley de defensa actual, para determinar el espíritu de la misma es muy posible que aún resuenen las palabras del diputado radical Balbino Pedro Zubiri quien, cuando se debatió la ley de defensa, subrayó que la Doctrina de Seguridad Nacional había permitido “que los fusiles apunten para dentro en vez de apuntar hacia afuera”. Si se implantara la Doctrina de” Inseguridad Nacional” se podría repetir esa historia. (https://www.pagina12.com.ar/123379-cambiemos-las-fuerzas-ar…).

La falta de medios, doctrina y un innecesario cambio de rol debe alertar a quienes en el futuro podrían verse envueltos en una tarea que les genere perjuicios en lo institucional pero también en lo personal. La mal llamada “doctrina Chocobar” debe tenerse en cuenta eventualmente en este tipo de operaciones que esperemos no sea necesario entablar.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish