Mar. Dic 1st, 2020

Una Nueva República en Argelia

Argelia, país ubicado al norte de África y gran referente como líder continental, ha dado un paso hacia la “Nueva República” con la aprobación de su flamante Constitución -vía referéndum- este 1 de noviembre.

Compartir

Una Nueva República en Argelia

Argelia, país ubicado al norte de África y gran referente como líder continental, ha dado un paso hacia la “Nueva República” con la aprobación de su flamante Constitución -vía referéndum- este 1 de noviembre.


Por: Gary Ayala | Director del Diario el Minuto en Perú


La fecha, conmemora precisamente, el inicio de la Guerra de su Independencia de Francia en 1954, la misma que concluyó con la independencia definitiva en 1962 luego de 132 años de dominio galo. Una experiencia democrática digna de apreciar en América Latina, donde Chile ya dio un paso significativo y en Perú también un amplio sector de la sociedad civil lo plantea.

El 66,8% de los electores votó por la aprobación; mientras que el 33,20% votó por lo contrario. El proceso marcado desde la oficialidad con el lema: “Noviembre 1954 Liberación; Noviembre 2020 Cambio”; alentado para la abstención desde el lado opositor; e influenciado por el natural temor de la ciudadanía por el rebrote pandémico, presentó al final la participación del 23,7% de la ciudadanía hábil para sufragar.

Mohamed Charfi, presidente de la Autoridad Nacional Independiente de las Elecciones, ANIE, brindó el anuncio y resaltó que ahora se construye la nueva Argelia en medio de la atenta mirada de la población argelina y de la comunidad internacional.

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune -quien fue elegido en diciembre del año 2019- dispuso ejecutar una serie de cambios significativos para este país de 44 millones de habitantes ante el reto planteado por el movimiento denominado Hirak que pidió cambios estructurales como el sistema político que deviene desde 1962.



El actual gobierno así ha brindado también respuesta a los jóvenes que expresaron su voz ante la sucesión de gobiernos del ex presidente, Abdelaziz Bouteflika, cuando se promovía su quinto mandato. El referéndum, de hecho, constituye una esperanzadora herramienta democrática para obtener la mejor comunión inter generacional como requiere todo país.

Conjuntamente, las medidas tomadas por el sistema de administración de justicia han apuntado a marcar en este tiempo una voluntad de lucha contra la corrupción. Diversas personalidades que ocuparon altos cargos en el poder Ejecutivo, al igual que hombres de grandes negocios fueron procesados debidamente y ahora cumplen pena.

Desde que el proyecto de nueva Constitución fuera aprobado el 13 de septiembre por la Cámara Alta del Congreso -después de cumplir el mismo procedimiento en la Cámara Baja- la expectativa creció entre los argelinos, tanto entre los que conducen el gobierno, los grupos opositores -existentes en toda sociedad- y la propia ciudadanía que siempre espera innovaciones que mejoren su calidad de vida y medidas que condicionen favorablemente el logro de sus aspiraciones inmediatas y a futuro.



El oficialista y mayoritario grupo legislador del Frente de Liberación Nacional (FLN), contó con el apoyo de la Agrupación Democrática Nacional (RND), frente al cuestionamiento del Movimiento Social para la Paz (MSP), el Frente de Fuerzas Socialistas (FFS) y el Partido de Trabajadores (PT).

De otro lado, el viaje del presidente Tebboune (28 Oct) por pruebas médicas a Alemania luego de comprobarse la infección de varios de sus asesores con el Sars-Cov-2, no detuvo el referéndum, incluso él votó a través de un poder dado a su esposa.

Al respecto de la pandemia, su despacho dispuso medidas como el toque de queda entre las 23:00 y las 05:00 horas en 20 provincias de las 48 en total, entre ellas la propia Árgel, dado el peligroso rebrote en el territorio.

Hasta fines del mes de octubre, Argelia, registró más de 57,350 infectados y aproximadamente 1,950 fallecidos, según los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los electores -que suman casi 24 millones- votaron para aprobar (“SI”) o rechazar (“NO”) que el presidente solo pueda gobernar hasta dos periodos (de cinco años cada uno) de modo sucesivo o alternado, además votaron para que él pueda elegir a su vicepresidente.

La nueva Constitución también contempla que el primer ministro tendrá mayor protagonismo conjuntamente con el poder Legislativo cuyos integrantes tendrán la inmunidad parlamentaria en lo concerniente a su labor congresal, pero tendrán otra situación en caso de delitos cometidos, no vinculados a su función.

En cuanto a los derechos ciudadanos está consignado el referente a su participación activa en la vida política del país con la libertad de crear nuevas organizaciones políticas; también está consagrada la atención que deben brindar las autoridades a las demandas de todo ciudadano. Otro paso de gran significado democrático es el articulado referente al ejercicio de la libertad de prensa donde se precisa que no existirá ningún tipo de barreras.

En el marco de la lucha contra la corrupción, la nueva Constitución establece la obligatoriedad de presentación de una declaración de bienes a todo quien haya sido designado en un cargo público. En tal sentido, pone en relieve la independencia de la institucionalidad de la Justicia.

El camino por el consenso nacional en Argelia -donde el sector de hidrocarburos sostiene a su economía en casi un 90%- toma mejor rumbo con el ejercicio ciudadano en las urnas, una práctica muy necesaria en los tiempos de pandemia cuando casi la totalidad de los gobiernos del mundo enfrentan serias dificultades sociopolíticas y económicas debido al impacto causado por el intruso virus en sus jurisdicciones.