El Minuto

Noticiero

Gaza: “Santuario terrorista”

El Minuto | La Franja de Gaza, otra vez es noticia. El pasado 5 de agosto, fuerzas israelíes atacaron objetivos vinculados al grupo terrorista Yihad Islámica Palestina, siendo el resultado la muerte de un alto jefe militar de dicha organización. En estos días, fueron lanzados por parte de la Yihad un centenar de cohetes contra territorio israelí, cuyos efectos fueron minimizados gracias al sistema de defensa “Cúpula de Hierro”. Las tensiones estallaron luego de una serie de ataques dentro de territorio israelí. Egipto intenta mediar entre las partes y evitar una escalada mayor.

Por el Dr. Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director de Diario El Minuto para Argentina .

Israel desde el mes de marzo hasta mediados de mayo se vio sacudido por una serie de atentados terroristas. Sin ninguna duda el mensaje de quienes llevaron a cabo sus crímenes, es claro, poner en tela de juicio, el eficaz sistema de seguridad israelí. En el marco de las tensiones crecientes, las fuerzas israelíes, detuvieron un jefe de la Yihad Islámica Palestina o YIP considerada como la responsable del asesinato de israelíes entre los meses de marzo y mayo, en una nueva escalada de terror. Finalmente se desataron una serie de acciones, destinadas a destruir la capacidad de producción y almacenamiento de cohetes, que terminó con la muerte de un alto jefe militar del citado grupo terrorista y varios civiles muertos. Tengamos en cuenta que el campo de batalla, son las propias calles de Gaza y Rafah. Las estructuras de comando, control y logística tanto de la YIP como Hamás, se camuflan con edificaciones civiles. El gobierno israelí señalo que en los campos de refugiados de la localidad de Rafah – al sur de la ciudad de Gaza – fue abatido el número dos de la YIP, Jaled Mansour. La explicación dada por el alto mando de las Fuerzas de Defensa de Israel, sobre este ataque contra objetivos en la Franja de Gaza, fue la necesidad de eliminar una amenaza latente, con una posible campaña a escala de ataques con cohetes como también de acciones terroristas contra la población civil israelí. Ello no impidió que fueran lanzados por la YIP, 600 cohetes, la mayoría interceptados por el dispositivo Cúpula de Hierro.

Egipto hizo sentir su influencia y logró que la YIP aceptará un alto el fuego, terminando por el momento con la escalada de tensiones. El Cairo es la única conexión con el mundo que tiene la Franja de Gaza, donde llegan elementos esenciales para la subsistencia de la población, que desde 2006, debe vivir bajo el régimen islamista de Hamas y en condiciones muy precarias por el bloqueo impuesto por Israel, ante la amenaza terrorista que significa el citado grupo y su aliado, YIP para la seguridad propia. El gobierno palestino en Ramallah, a pesar de estar abiertamente enfrentados con los grupos que controlan Gaza, condenó los ataques israelíes, de la mano de su primer ministro Mohammad Shtayyeh: Lo que se requiere del Consejo de Seguridad es que tome una decisión seria y factible para dar protección al pueblo palestino, queremos esto de la institución más que una condena. Nosotros decimos: Basta ya de doble moral y de política de doble discurso en el tratamiento de las cuestiones de derechos humanos y de las crisis y conflictos internacionales. Ironías del destino, el gobierno palestino, también tiene un doble discurso olvidándose como fue la toma violenta del control de Gaza por parte de Hamas, que barrió con al Fatah y que casualmente, no respeta los derechos humanos de quienes tienen que sobrevivir en la desdichada Franja. El intento de las autoridades palestinas, es mostrar una suerte de unidad nacional que no existe, dado que el enfrentamiento entre Ramallah y los líderes de Hamas y la YIP, es casi insalvable.

La Yihad Islámica Palestina.

La YIP fue la idea de dos estudiantes palestinos en Egipto, Fathi Abd al Shikaki y Abd Al Aziz Awda, en 1979, inspirados en el proceso revolucionario iraní. En 1981 de regreso a Gaza, sentaron las bases para las brigadas al Quds, brazo armado de la YIP, con el objeto de llevar a cabo la revolución islámica en los territorios palestinos y barrer al Estado de Israel. En 1984 comenzaron sus acciones armadas En 1988. Israel exilió a sus líderes al Líbano, donde entraron en contacto directo con Hezbollah y por ende con sus aliados iraníes. En 1990, la sede de la YIP se trasladó a Damasco, donde trabó vínculos con el régimen sirio. Estas alianzas, puede calificarse de la táctica, dado que, desde el punto de vista ideológico, Irán, Siria y la YIP tienen importantes diferencias, pero los une un enemigo común: Israel. En 1989, la Yihad Palestina lanzó su primer ataque suicida, contra un ómnibus que conectaba las ciudades de Tel Aviv con Jerusalén.

Esto lo convirtió en uno de los grupos más violentos y activos de los territorios palestinos, llevando a cabo una treintena de atentados suicidaas contra objetivos civiles, como también militares. En los años 90, lideró un frente junto a otras facciones contrarias a los acuerdos de paz entre la OLP e Israel. En 1995, un equipo de la agencia de inteligencia israelí Mossad, asesinó en Malta a uno de los fundadores de la YIP, Shikaki, quedando el liderazgo en manos de Ramadan Shalah, muerto en junio de 2020. En 2018 había sido reemplazado por Ziyad al-Nakhalah. Figuraba en las listas del FBI, como uno de los terroristas más buscados por dicha agencia estadounidense.

La presión tanto de Israel como de la Autoridad Nacional Palestina, debilitaron a la organización desde 2002 en adelante. Pero no lograron desbaratarla del todo, dado que esta organización tiene una estructura de asistencia social, educativa y religiosa, con su inserción social, lo que dificulta seriamente su desmantelamiento. En 2011, se estimaba que tenía unos 8.000 miembros. En 2015, dado las negociaciones por el acuerdo nuclear con Occidente, Irán, redujo el financiamiento de la YIP. También se sospecha que el enfriamiento, fue por la neutralidad que tuvo el grupo respecto a la guerra del Yemen y no condenar las acciones armadas de Arabia Saudita contra los huzíes, aliados de Irán. Por lo tanto, sus actividades se redujeron drásticamente, quedando a la sombra del grupo terrorista Hamas, que se había hecho con el control de la Franja de Gaza. A pesar de la dependencia de Irán, la YIP tiene una alianza táctica con el régimen de Teherán, al fin de cuentas, los palestinos son sunnitas frente a los chitas iraníes. Es por ello, que no debemos descartar que el liderazgo de la YIP tenga su propia agenda, llegado el caso.

Es altamente probable que esta crisis sea empleada para ganar terreno ante la opinión pública palestina, al considerar que Hamas, ha cedido ante Israel en los enfrentamientos anteriores. Los líderes de este grupo como de Al Fatah, no tuvieron otra opción que condenar los ataques israelíes y de alguna manera avalar lo actuado por la YIP. Una posibilidad es que este grupo terrorista, busque con su accionar ganar más peso en el avispero político palestino, y de esta manera le permita obtener mayores apoyos de Teherán, embarcado en las delicadas negociaciones por el acuerdo nuclear, mostrándose como un actor desestabilizador, con mayor capacidad que el Hamas, a pesar que esta organización cuenta con mayores recursos y un enorme arsenal de cohetes, además varios miles de combatientes. Se estima que las ayudas del gobierno de Qatar a este grupo han llegado a unos US$ 1500 millones en estos últimos años, pero poco ha llegado a la población palestina, dado que la Franja de Gaza, con serios problemas de déficit habitacional, con 600.000 personas que viven apiñados en campos de refugiados. La población solo recibe agua durante ocho días al día, las plantas de tratamientos de efluentes, están sobrepasadas con su impacto ambiental para las costas de la Franja. El 80% de la población depende de la ayuda internacional y la mitad de la mano de obra está desempleada. Esto último facilita de alguna manera el reclutamiento de personal para las estructuras militares y logísticas de los dos grupos terroristas que operan en Gaza.

La Franja de Gaza, se ha convertido en un reducto para las organizaciones terroristas Hamas y YIP. Allí no padecen la presión de servicios de seguridad, cuentan con un territorio donde desarrollar sus actividades con libertad, a pesar del duro bloqueo por aire, tierra y mar impuesto por Israel. El financiamiento por parte de gobiernos como los de Qatar – que apoya al Hamas – e Irán, han permitido a estos grupos consolidarse, desarrollar una infraestructura que les permite vía redes de contrabando, obtener medios para la producción de cohetes, además de tener una fuente de reclutamiento en la población de la empobrecida Franja de Gaza. Más allá del discurso de los dirigentes de Hamas y la YIP, sus capacidades son más bien limitadas. Israel con el tiempo ha logrado desarrollar contramedidas efectivas contra los cohetes fabricados en la Franja. La posibilidad de introducir misiles iraníes, es poco factible, dado que estos venían vía Sudán. La caída del régimen de al Bachir, en 2019, cerró esta posibilidad, por ende, la posibilidad de generar daños se ha limitado, pero no dejan de ser actores desestabilizadores, funcionales a otros actores, como Irán.

En la reciente visita del presidente estadounidense Joe Biden a Cisjordania, el pasado mes de julio, hizo promesas de ayuda por US$ 100 millones para el deficiente sistema de salud palestino, y US$ 200 millones para la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA), pero no hubo propuestas para un plan de paz viable para los palestinos, y especialmente para lidiar con los grupos terroristas enquistados en la Franja de Gaza.

La reciente crisis con la YIP, más allá según nuestra modesta opinión, tiene que ver con una maniobra para ganar mayor espacio en el complejo arco político palestino, puede también ser un llamado de atención, dado la delicada situación regional derivada de las complejas negociaciones con Irán por el tema nuclear, ante esta demostración dada recientemente por el citado grupo, como una invitación a incrementar la ayuda e impulsar futuras acciones armadas, que puede arrastrar al grupo Hamas, para no perder fuerza entre sus patrocinadores externos y su base social, convirtiéndose en un nuevo factor de inseguridad regional. No cabe duda que en algún momento los estrategas israelíes deberán debatir en profundidad que hacer con el santuario terrorista que se haconvertido la Franja de Gaza.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish