El Minuto

Noticiero

La cultura rusa y la lengua rusa frente a la pandemia

El Minuto | La pandemia ha cambiado radicalmente todo, desde la percepción del papel de Rusia en el ámbito internacional hasta la difusión geográfica de la lengua rusa.

Tamara Yevtushenko, Coordinadora del Departamento de Rusia del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata en Argentina, compartió su experiencia de trabajar en condiciones difíciles con el “ El Minuto”.

Dicen que «hay décadas en las que no sucede nada y semanas en las que pasan décadas». Hoy tenemos la sensación y algo más que ha ocurrido mucho en estos últimos tiempos. La pandemia, el gran impacto mundial en el siglo XXI, produjo cambios de escala. Sin duda, el mundo no volverá a ser el mismo, pero un dicho viejo ruso dice: “no hay mal que por bien no venga”.

En relación con el tema que nos complete, la enseñanza del idioma ruso, observamos que hay una necesidad de «no quedarse», es decir, aprovechar la situación en clave de impulso. Ello explica el incremento de los interesados en incorporar el idioma. Y no sólo eso, sino la cultura rica y vasta que nos deja ver dicho idioma.

Asimismo, «los nuevos skills» que nos permite la tecnología han facilitado la conectividad entre docentes y alumnos, haciendo que la enseñanza se «deslice» más directamente entre todas las partes del mundo.

Desde la Catedra de Rusia IRI de la UNLP queremos aprovechar este momento singular para multiplicar esfuerzos y, juntos, avanzar en numerosos proyectos, disfrutando del idioma ruso y su cultura.

«La nueva era de las relaciones internacionales y las nuevas realidades han afectado directamente a nuestro trabajo», afirma Tamara – Desde marzo de 2020 una nueva era en la difusión de la lengua rusa ha comenzado literalmente para nosotros.

Hemos transformado completamente el sistema de enseñanza en un formato en línea. Esto nos ha permitido finalmente pasar más allá de la capital de Argentina y sus provincias.

Anteriormente, la organización de un único evento cultural en una lejana provincia argentina requería meses de preparación y un gran costo económico para ambas partes. El nuevo modelo de formación – en línea – nos ha permitido formar a personas en los rincones más remotos de Argentina, incluso en lugares donde no hay a veces electricidad, pero hay gran deseo de aprender ruso.

El proceso reunió a los estudiantes y a los profesores. No había necesidad de transportar pesados libros de texto en cajas y enviarlos por en el correo.

Nos encontramos en una situación en la que el número de solicitantes de todas las edades se multiplicó por tantas veces que y tuvimos que cambiar nuestra estrategia y pensar seriamente en la capacitación de los profesionales que enseñen el idioma ruso.

En primer lugar, la lengua rusa se había convertido en un punto de encuentro para los estudiantes durante la pandemia prolongada.

En Argentina, la situación con el coronavirus fue probablemente la peor del mundo. La gente no podía salir de sus viviendas a no ser que fuera a por comida o a la farmacia más cercana; no podía, incluso, despedirse de los familiares que habían muerto por el coronavirus.

Estábamos literalmente aislados del mundo exterior y aprender ruso en línea se convirtió en un escape para muchos, un escape de la soledad, del dolor de perder seres queridos. En las clases era posible olvidar nuestros problemas durante un par de horas. Así es como empezamos a funcionar como “cursos de ruso de apoyo psicológico” para muchos que estaban profundamente desolados, tristes y solos en medio de un aislamiento total del mundo exterior.

La gente se hizo muy cercana durante este período oscuro y se apoyaron mutuamente en un año tan difícil, convirtiéndose en una verdadera familia donde pudieron reír y llorar juntos. La solidaridad y la cordialidad son las principales cualidades que fueron especialmente evidentes durante la clase. Además, la imagen de Rusia como un estado centralizado, fuerte, capaz de sacar a la ciudadanía de la crisis despertó mucha simpatía entre los argentinos.

Debido a la pandemia, hemos tenido que aprender nuevas habilidades tecnológicas, aprender a trabajar adecuadamente en red y desarrollar una metodología de enseñanza cualitativamente diferente a la del aula.

Nos dimos cuenta de que los libros de texto que habíamos estado usando durante años en el aula ya no podríamos aplicar de mismo modo en la nueva realidad. Comenzamos el desarrollo activo de nuevos y coloridos materiales didácticos para el aprendizaje en línea. Esto, tal vez, fue el mayor reto para la Cátedra. Ahora puedo decir con confianza

que la enseñanza en línea ha dado lugar a notables resultados. En 2020 y 2021, a pesar de la difícil pandemia en Argentina, decidimos arriesgarnos a organizar un examen internacional en РКИ (ruso como idioma extranjero) en línea y en 2021 presencial, que nos ayudó a implementar la СПбГУ (SPbSU – Universidad Estatal de San Petersburgo), el líder indiscutible de la promoción del Idioma ruso en el extranjero.

Los alumnos se presentaron de diferente nivel. También se aprobaron los exámenes de ruso para obtener la ciudadanía.

El examen internacional, avalado por la universidad estatal de San Petersburgo aspiran dar los becarios que estudiarán en Rusia, los adolescentes de entre 15 y 17 años que sueñan con ir a estudiar a universidades rusas y quieren comprobar su nivel de conocimientos de la lengua rusa. También hay estudiantes que necesitan un certificado internacional paraun empleo en Argentina. Son futuros diplomáticos, estudiantes del Instituto de la Academia Diplomática que esperan vincular sus vidas con el trabajo en Rusia y los países de la antigua Unión Soviética.

Nuestro trabajo on line estos dos años se concentro en la elaboración de la propuesta más integral que simplemente el estudio de idioma. Es un conocimiento integral sobre Rusia que brindamos a nuestros alumnos aparte de las clases.

En el período pandémico nos llevamos a cabo más de 25 actividades culturales en un solo ciclo lectivo. Una labor tan activa de promoción de la cultura y la lengua rusas habría sido realmente imposible de realizar «a puertas abiertas».

Además, tenemos una próspera cooperación regional. Nos han contactado varias universidades argentinas pidiéndonos que demos conferencias sobre Rusia.

Celebramos seminarios sobre la cultura rusa, literatura, trabajamos ampliamente en las traducciones de la literatura ortodoxa y ayudamos a nuestros colegas que están preparando estudiantes para el examen internacional de idioma ruso.

Una de las prioridades de nuestro Departamento es la preparación de jóvenes profesionales argentinos en el campo de la enseñanza del idioma ruso. Fomentamos de todas las maneras posibles a jóvenes profesionales para especializarse en el campo de los estudios rusos y llevar los conocimientos de Ruso al mundo.

Es importante señalar que el sincero interés por el idioma ruso y su cultura se observa entre los latinoamericanos que no tienen raíces rusas.

Hay estudiantes de diferentes países latinoamericanos, argentinos que residen temporalmente en otros países, los futuros diplomáticos y funcionarios de la Cancillería argentina, periodistas, traductores, economistas, muchos policías, médicos.

La Cátedra Rusa se ha convertido en una pequeña isla, que en pocos años se ha establecido con éxito en Argentina, llevando a cabo una gran labor para promover la lengua y cultura rusas.

Los argentinos aprecian nuestro trabajo y esa es quizás la mayor recompensa en esta difícil pero noble actividad.

El Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Plata celebró en este año, una cantidad grande de proyectos en el Departamento de Rusia. Y lo más importante para nosotros es que nuestra presencia rusa activa es muy bienvenida.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish