Vie. Abr 3rd, 2020

elminuto

Prensa Social Internacional

Tanque Argentino Mediano Símbolo de la industria de defensa argentina

12 minutos de lectura

Tanque Argentino Mediano, Sociedad del Estado, nació en 1980, para llevar a cabo el montaje y puesta en servicio de los tanques TAM y sus vehículos asociados.


Por: Jorge Suárez Saponaro | Director del Minuto en Argentina.


La empresa contaba con su planta industrial en la localidad de Boulogne, provincia de Buenos Aires, a media hora de la Ciudad de Buenos Aires. La planta contaba con instalaciones para el montaje de vehículos, oficina de diseño, pista de pruebas, etc. Esta fue la primera empresa de América Latina dedicada a la producción de tanques en serie. En su momento fue un verdadero hito de la industria argentina.

El Ejército desde la década del 60, precisaba con urgencia reemplazar los tanques Sherman, provenientes del surplus de la Segunda Guerra Mundial, de los ejércitos de Estados Unidos y el Reino Unido. Razones políticas llevó a la implementación del Plan Europa, para renovar la flota de blindados, que incluyó la compra de cientos de tanques AMX 13 y transportes de personal de dicha familia de vehículos de origen galo, que fueron en parte montados en el país. También fueron adquiridos blindados de transporte de personal suizos Mowag y blindados AML H 90, de origen francés. La familia AMX 13 que incluía tanques, vehículos de transporte de personal y de artillería, tenía como ventaja, una cadena logística común, pero no satisfacía las exigencias del Ejército.

Esto llevó a estudios para contar con un medio que se adecuara a las necesidades del país. Por otro lado, entre los requerimientos estaban la producción en el país de los tanques que fueran adquiridos.

Los estudios se centraron en el Leopard I alemán, que se estaba convirtiendo en la espina dorsal del arma blindada alemana y de otros países europeos (Italia, Países Bajos, Bélgica, Noruega, Dinamarca, Grecia, Turquia) y el AMX 30B francés. Los británicos también ofrecieron la posibilidad de participar del programa de tanques argentino, y Estados Unidos envió un tanque, el M60, a los fines de ser evaluado y eventualmente llegar algún tipo de acuerdo.

Este fue evaluado y dejado de lado, no solo por cuestiones de empleo del vehículo en la infraestructura del país, sino también política. Se ponderaba una importante cuota de transferencia de tecnología. Los europeos, eran menos reacios que Estados Unidos a la hora de este tipo de acuerdos.

Luego de diversos estudios, el Ejército definió el perfil de tanque que precisaba, que incluía un cañón de 105 mm, armamento auxiliar compuesto por ametrelladoras 7.62 mm, morteros fumígenos, autonomía de 500 km. Alta relación potencia – peso, baja silueta, protección NBQ, tripulación de cuatro hombres. Las exigencias era el empleo tomando en cuenta la infraestructura del país, lo que limitaba el peso del vehículo y poder operar en distintos ámbitos de la geografía nacional y sus diversos climas. En 1974, estaba listo el proyecto Tanque Argentino Mediano.

Descartados el Leopard 1 y el AMX 30B, fue buscado un socio industrial, la germana Thyssen Henschel. Sobre la base del vehículo de combate de infantería Marder, la citada empresa desarrollo el proyecto TAM. En 1976, estaban listos los prototipos TAM 1 y TAM 2. El nro 1 era el tanque propiamente dicho con cañón de 105 mm, versión mejorada del excelente L7 británico, producido por Rheinmetall.

El TAM 2, era una versión del Marder 1, un vehículo de combate de infantería, que el Ejército denominó Vehiculo de Combate de Transporte de Personal o VCTP. En 1977 los prototipos llegaron a la Argentina, siendo sometidos a pruebas exhaustivas. Otros dos llegaron desarmados, con la finalidad de familiarizar a los ingenieros argentinos en el nuevo tanque.

El Tanque Argentino Mediano (TAM) es un carro de combate del Ejército Argentino que fue fabricado por la empresa Tanque Argentino Mediano Sociedad del Estado en las décadas de 1970 y 1980. .

El 9 de julio de 1977, por el desfile del día de la Independencia, el nuevo TAM, fue exhibido en público, que causó gran entusiasmo en los observadores extranjeros. Mientras tanto siguieron los programas de evaluación. Fueron recorridos 10.000 km a lo largo y ancho del país, en todos los ambientes geográficos, climas, etc. Luego de dos años de pruebas, fueron pedidos 1452 modificaciones. En 1979 estaban construidos 50 vehículos de pre serie, a cargo de Fabricaciones Militares.

La planta industrial de la localidad cordobesa de Río Tercero era responsable del cañón y torre, mientras que en la localidad bonaerense de General San Martín, los chasis, etc. Finalmente para 1980, estaba lista la planta de TAMSE, para el montaje de los vehículos. El grado de nacionalización de los componentes llegó al 70% para 1982.

El resultado del proyecto TAM fue contar con una familia de vehículos: tanque (Vehiculo de Combate); combate de infantería (VCTP), portamortero, comando y artillería (terminados en la década del 90), con el consiguiente beneficio en materia de costos y logística. Por otro lado, el país contaba con un tanque que respondió a requerimientos nacionales u con una elevada autonomía del país proveedor original, en lo atinente a repuestos, insumos. Durante años, la Argentina, hasta mediados de los 90, contó con el mejor tanque de la región.

El Tanque Argentino Mediano fue un verdadero hito tecnológico. La Argentina fue el único país que logró producir en serie un tanque. Brasil construyó el Osorio, que nunca llegó a producirse en serie. El resto de la región, operaron medios adquiridos de proveedores europeos. El grado de nacionalización alcanzó la producción del cañón principal del vehículo, denominado FMK 4 1L, orugas, munición, diversos componentes mecánicos, etc. El Ejército aspiraba a nacionalizar por completo el proyecto, habiéndose desarrollado con éxito una dirección de tiro local en el entonces Instituto de Investigaciones Científicas de las Fuerzas Armadas (hoy CITIDEF) y la planta motriz, que es de la empresa alemana MTU, había sido desarrollada con éxito por una filial de Fiat Argentina, una planta similar. La caída del presupuesto de defensa, luego del restablecimiento de la democracia y una clara postura hostil de la clase política hacia el complejo industrial de defensa argentino, terminaron con estas posibilidades.

El TAM pudo convertirse en un producto estrella de exportación. Razones políticas, lo impidieron. Irán en plena guerra con Irak, pidió nada menos que 1.000 vehículos. Los alemanes, se negaron a vender los motores y equipos electrónicos, unido a la necedad del gobierno de aquel entonces. Brasil y Chile, fueron menos “moralistas” e hicieron buenos negocios vendiendo millones de dólares en blindados, municiones, etc.

Irak se interesó en el blindado, pero no se llegó a nada. Ecuador, Perú y Panamá se mostraron favorables a la compra. Ecuador y Perú por razones económicas no concretaron la compra. Panamá luego de la invasión de 1989, al disolver sus fuerzas armadas, la posibilidad de venta quedó en la nada. Hubo interés de Arabia Saudita, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos, que tampoco prosperaron.

En el caso saudita, Estados Unidos vetó la compra, por afectar sus intereses en materia de exportación de armamento Mas allá de consideraciones de las exigencias de los potenciales clientes, no cabe duda que el gobierno argentino, ha sido el principal responsable de que el TAM no fuera un éxito exportador por lo menos a nivel regional.

El TAM en servicio en el Ejército Argentino

TAMSE entre 1980 y 1984 produjo 415 vehículos (275 tanques, 96 vehículos de combate de infantería, 39 portamorteros, 3 puestos de mando y 2 de combate de artillería). En la década del 80, TAMSE desarrollo con asistencia israelí un blindado con chasis TAM para lanzacohetes LAR 160, con 18 tubos de 160 mm. El proyecto no pasó de la fase de prototipo. El llamado TAM “Palmaria” es un vehículo que se diferencia por ser algo más alargado que el resto de la familia TAM, destinado a unidades de artillería. En su momento fue contratado a OTO Melara de Italia, la torre con un obús de 155 mm. Fueron adquiridas unas 25 torres. Recién después de 1995, se terminaron los vehículos, hoy desplegados en el sur de Argentina y modernizados recientemente sobre la base de un proyecto nacional. Otra variante desarrollada es el TAM Amunicionador, para operar junto a las unidades de artillería blindada.

TAMSE trabajó en el llamado Tanque Argentino Pesado, de 40 toneladas y un cañón de 120 mm, un verdadero MBT o tanque principal de batalla de neto desarrollo nacional. El proyecto iba ser encarado por astilleros Mestrina, finalmente la idea no prosperó. Pero dicho antecedente plantea la posibilidad de un desarrollo de un tanque tipo MBT netamente nacional.

La idea de ampliar la familia TAM, quedó trunca por razones de presupuesto. Estuvo previsto versiones de recuperación, ingenieros, defensa antiaérea, etc.

Entre los años 1992-1994 los stocks de material, permitió la finalización de 120 tanques, que enviados a las brigadas blindadas. En 1995, en el marco de la llamada Reforma del Estado, el gobierno del presidente Menem, decidió cerrar la empresa TAMSE y terminar con el proyecto.

La firma estatal fue liquidada y sus bienes transferidos al Ejército Argentino. Quedaron sin terminar 80 bateas, cuyo estado actual es dudoso, dado los años de abandono. Desde entonces, la ex TAMSE, es el Centro de Mantenimiento de Vehículos. A título de curiosidad, en los 90, estuvo la posibilidad de alquilar la planta TAMSE a la empresa automotriz Toyota.

La década del 90, significó una profunda crisis para el sector industrial, esto afectó a los proveedores nacionales de componentes para el proyecto TAM, lo que afectó la operatividad de la flota de blindados de esta familia, como también el duro ajusto que se impuso al sector de defensa. vale la pena recordar que durante la presidencia del Dr Menem, se tomaron medidas destinadas al desguace de proyectos de alto valor estratégico, como también fue desmantelado en gran parte el sector industrial de defensa.

Los años de falta de inversión, la desaparición de proveedores de componentes, llevaron a que gran parte del parque de blindados TAM quedara fuera de servicio, impulsaron al Ejército a realizar estudios para recuperar los blindados citados. A todo ello, los tanques estaban afectados en su operatividad por diversos factores, entre ellos el retraso a nivel tecnológico, en elementos claves como al dirección de tiro. En los estudios realizados, pusieron de manifiesto que el TAM carecía de una dirección de tiro todo tiempo, algo que afecta seriamente el empleo del tanque en condiciones climatológicas adversas.

Ello llevó al Ejército a llevar a cabo un programa de recuperación, donde participó la empresa argentina Champion SA. Así nació el TAM S 21, programa de modernización que incluyó sistemas de almacenamiento de bajo costo, recuperación de baterías, sistema de dirección de tiro, visión nocturna, e incorporar GPS. El prototipo fue mostrado en el Simposio para la Producción para la Defensa en Buenos Aires, en 2002. El programa solo alcanzó seis tanques, luego el contrato se canceló.

En 2005, la empresa alemana Rheimetall Defence, se hizo presente, recorrió unidades que operan el TAM. En 2006, la empresa hizo su propuesta de mantenimiento y recuperación de blindados. Pero el jefe de Estado mayor general del Ejército de ese entonces, rechazó la propuesta por falta de fondos para llevar a cabo dicho programa. En 2007 la llegada a Chile de vehículos de combate de infantería Marder 1, de excedentes del Ejército alemán, y dado la disponibilidad de repuestos, muchos de ellos compatibles con la línea TAM, llevó a que Rheimetall planteara la posibilidad de crear un centro regional con base en Argentina para apoyar los vehículos de Chile, Argentina y eventualmente Brasil. No se llegó a nada en concreto. La empresa volvió hacer una propuesta similar en 2008, mientras otras empresas alemanas hicieron propuestas para modernizar la línea TAM.

En 2009 por orden del Ministerio de Defensa fue elevado un estudio de pre factibilidad para la modernización de los TAM o comprar un tanque nuevo en el exterior. En este caso, los estudios se centraron en los siguientes modelos: Abrams, Challenger, Leclerc, Merkava, Leopard 2 y el T 90. Llegado el caso que se contratara alguno de estos medios, el contrato debía ser por 231 tanques, repuestos, entrenamiento La decisión de modernizar el TAM fue ante todo por los costos.

En ese momento comprar un MBT, implicaba un costo de unos $ 18 millones, frente a $ 3 millones de modernizar el TAM. Otras desventajas eran la carencia de capacidad de producción de proyectiles de 120 mm, de medios para transportar los blindados y la infraestructura del país, que limita seriamente el despliegue de un tanque principal de batalla.

En febrero de 2010, estaba listo el pliego de bases y condiciones para modernización del vehiculo. Finalmente fue contratada la empresa israelí Elbit Systems, dado los costos que ofrecía, y el salto tecnológico, que implicaba la propuesta de dicha compañía. Esto se concretó por medio de un acuerdo entre los Ministerios de Defensa argentino e israelí. El contrato tenía previsto llevar al estándar TAM 2 C, 74 tanques, a un costo aproximado de U$S 1.5 millones por vehículo aproximadamente, según las fuentes.

Entre 2011 y 2012 Elbit trabajó sobre un prototipo, que fue realizado en el país. Los cambios introducidos abarcan la renovación del equipamiento de la torre, capacidad de combate todo tiempo, dirección de tiro de última generación, detector láser, estación meteorológica, modernos sistemas de comunicaciones, sistema de gestión del campo de batalla,, mejoras en materia de seguridad para la tripulación, mejoras en las planta propulsora, faldones laterales, y adaptación para poder lanzar el misil antitanque Lahat de 8 km de alcance.

Una vez más razones de presupuesto – más bien falta de voluntad política – impidieron que el programa cumpliera con sus objetivos. En 2016, fue presentado el TAM 1P, un desarrollo de los israelíes, que incluía blindaje adicional.

¿Tiene futuro el Tanque Argentino Mediano?

Los años han pasado desde la firma del primer contrato con los israelíes. Esto implica la necesidad de una revisión por la situación económica de Argentina, la evolución tecnológica, que sin ninguna duda demandará revisión en los sistemas instalados en el TAM 2C. La financiación depende de un gesto político. Las fuentes de financiamiento se podrían negociar con los propios israelíes, la enajenación de bienes del Estado, y ahorros derivados de la imperiosa reestructuración de las Fuerzas Armadas.

El TAM es un vehículo que responde a las necesidades del país, se adapta a una infraestructura que tiene sus desafíos. La combinación de tecnología puntera, movilidad, potencia de fuego y calidad en el adiestramiento, son claves para un arma blindada moderna. Los israelíes hicieron frente la amenaza blindada enemiga, con fuerzas compuestas por material recuperado y modernizado con tecnologías punteras, y en manos de avezados tripulantes, frente a enemigos muy superiores en número y en más de un caso con equipamiento mucho más moderno.

Los desafíos para la modernización del TAM son el blindaje, la posibilidad de contar con un cañón de 120 mm, y una actualización de sistemas electrónicos, dado el tiempo que ha pasado desde la presentación del primer prototipo. También siguiendo el espíritu original del proyecto, recuperar capacidades nacionales para producir determinados repuestos. Habría que conversar con Rheimetalla Defence, dado la baja de vehículos Marder, lo que permite contar con repuestos e incluso vehículos, si es que todavía hay disponibles, para potenciar las unidades de infantería mecanizada.

La antigua ex TAMSE, debería recuperar su rol como empresa, esta vez como contratista principal para llevar a cabo el programa de modernización no solo de los vehículos de la familia TAM, sino otros blindados en servicio tanto en el Ejército argentino como de la región. Este Corresponsal en 2009 visitó la planta, tiene un gran potencial para convertirse en un verdadero clúster o polo tecnológico, facilitando la radicación de empresas privadas complementarias, que se pueden ver beneficiadas por diversos servicios que puede brindar clúster.

El programa TAM 2 C puede servir para el desarrollo de nuevas capacidades tecnológicas, convertir la antigua planta de TAMSE en un centro regional de apoyo a flotas de medios blindados, generando empleo e impulso a la industria argentina, como lo fue en su momento el sueño de contar con tanque fabricado en el país.

es Spanish