Mar. Sep 29th, 2020

Cairo: dice estar listo para intervenir en Libia

Desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, en 2011, tras una revuelta popular, Libia se sumió en el caos y en una guerra muy cambiante.

Compartir

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, advirtió el sábado,  que cualquier avance de las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional libio (GNA), apoyadas por Turquía, hacia la ciudad libia de Sirte, podría conducir a una intervención “directa” de El Cairo en apoyo de su aliado, el mariscal Jalifa Haftar.

Con el respaldo turco, las fuerzas leales al GNA -el gobierno reconocido por la ONU con sede en Trípoli- lograron importantes victorias contra las tropas de Haftar desde inicios de junio y retomaron el control del noroeste de Libia.

Las fuerzas del mariscal, hombre fuerte del este libio apoyado entre otros por El Cairo, han retrocedido en las últimas semanas y sufrieron reveses que comportaron el fracaso de su ofensiva contra Trípoli, lanzada en abril de 2019.

Las fuerzas del GNA siguen sin embargo frenadas en su avance hacia la ciudad costera de Sirte, punto estratégico hacia el este y bajo control de Haftar.

El infierno de los refugiados libios

Ciudad natal del exdictador Muamar Gadafi -derrocado y asesinado en 2011-, Sirte, así como Al-Jufra, situada más al sur, representan una “línea roja”, advirtió Al Sisi en un discurso transmitido por televisión.

“Intervención directa”

Si se cruza esta línea, la seguridad de Egipto, que comparte una porosa frontera con Libia, requeriría una “intervención directa” de las fuerzas egipcias en el país, declaró.

Cualquier intervención directa de Egipto se ha vuelto legítima a nivel internacional, ya sea según la carta de la ONU sobre la legítima defensa o que se base en la sola autoridad legítima elegida por el pueblo: el parlamento libio con sede en el Este, afirmó Al Sisi.

En respuesta, el GNA rechazó el sábado una posible intervención egipcia en la guerra civil que asola el país. Por su parte, Ankara exigió el sábado la retirada de las tropas del mariscal Haftar de la ciudad de Sirte como condición previa a la instauración de una eventual tregua.

Desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, en 2011, tras una revuelta popular, Libia se sumió en el caos y en una guerra muy cambiante, que ganó complejidad con la creciente presencia de actores internacionales.

jc (afp, reuters)