Mié. Jul 28th, 2021

elminuto

Noticias

La Usurpación de las Malvinas, como y cuando sucedió

Compartir

Necesario es aclarar que este artículo es la continuación del artículo “La decisiva influencia británica en la independencia argentina e hispanomaericana” y de “Las catorce invasiones inglesas olvidadas”. El general Cornelio Saavedra el día 30 de mayo de 1810, ordenó pagar el sueldo del personal de la gobernación militar de Las Malvinas.

Por:  José Luis G | El Minuto de Argentina


Ya en esa época, se llamaban “Las Malvinas”. Este es el primer acto soberano de un gobierno patrio sobre Las Malvinas. El pago incluía: salarios para el personal administrativo de la isla, el personal policial, la tripulación de un barco que se ocupaba de objetivos policiales y militares, el aprovisionamiento del buque y el sostenimiento edilicio de los edificios públicos.

Durante el resto de la década del 1810 y 1820 se sucedieron los actos de ejercicio de soberanía por parte de los gobiernos argentinos.

David Jewett había servido a la marina de los Estados Unidos hasta 1801, en 1812 vuelve a la Armada de los Estados Unidos por causa de la guerra contra el imperio británico. En 1815 se suma a la causa de la independencia hispanoamericana y consigue una patente de corso y el comando de la fragata “La Heroína” por parte del gobierno argentino.

El 15 de enero de 1820, David Jewett fue nombrado coronel del ejército al servicio de la marina argentina. El día 6 de noviembre desembarca en la Isla Soledad para tomar posesión oficial de las islas en nombre del gobierno argentino.

La ceremonia se hizo con uniforme de gala e incluyó el izamiento de la bandera argentina y en presencia de capitanes de varias nacionalidades. El día 9 de noviembre hizo circular entre los capitanes de los barcos de la región una nota que fue difundida por la prensa de la época a saber: (1)- Salem Gazzette de Estados Unidos lo publicó el 12 de junio de 1821, (2)- El Redactor de Cádiz de España lo publicó en agosto de 1821 y (3)- El Times de Londres lo publicó el 3 de agosto de 1821 con el título “La captura de las Islas Malvinas” y lo consideró un acto de soberanía. Desde este momento la presencia argentina en Las Malvinas fue pública, constante y pacífica.

Pablo Areguatí, nacido en el actual Brasil y de origen guaraní fue nombrado primer gobernador militar de Las Malvinas, el 6 de noviembre de 1820. Este hecho era la toma formal de posesión de las islas por parte de La Argentina, incluyó el primer izamiento de la bandera argentina en el lugar.

En 1823 Jorge Pacheco socio y deudor de Luis Vernet, recibe una concesión del gobierno de Buenos Aires para la explotación económica de Las Malvinas y paga su deuda con Luis Vernet otorgándole el 50% de la concesión.

Es así que Luis Vernet logra ventajas del gobierno para el desarrollo económico de las islas. El 10 de junio de 1829 Luis Vernet fue nombrado Primer Comandante Político Militar en las Islas Malvinas bajo el pabellón argentino, construyó un fuerte y lo artilló con cañones.

Antes de continuar con las invasiones inglesas era necesario introducir el contexto histórico de la toma militar de las Islas Malvinas. Necesario es en este tramo del artículo expresarnos acerca de la política internacional británica tal cual nosotros la apreciamos. Por eso es que no vacilamos en afirmar que: “….el imperio británico siguió siempre una política de violencia sin pruritos sobre: los medios, la ética, la moral o un código de honor.

Sin reconocer ley alguna, aplicando una política en la que todo vale para un fin y las reglas son cambiantes de acuerdo a las necesidades del imperio. Esta es la esencia de la diplomacia británica…..”.

Vigésima segunda invasión inglesa (1° aplicación de la doctrina Monroe). El 31 de diciembre de 1831 el capitán Duncan al mando de la corbeta USS Lexington desembarcó en el Puerto Soledad en las Islas Malvinas que estaban bajo la Administración de Las Provincias Unidas del Río de la Plata (actual Argentina). Una vez que estaba a distancia de cañón de Puerto Soledad, arriaron la bandera francesa e izaron la estadounidense.

Este buque había partido del puerto de Montevideo. Una vez capitulado Puerto Soledad, redujeron la población y las autoridades, robaron todo lo que encontraron y destruyeron el casco urbano. Tomaron 7 ciudadanos prisioneros y los llevaron a Montevideo en un régimen de esclavos de galeras. El gobernador Rosas protestó y los Estados Unidos replicó que Las Malvinas carecían de soberanía alguna.

El embajador estadounidense Bayles le comunicó al embajador británico Fox la situación de indefensión de Las Malvinas, sugiriendo la invasión y que a cambio del favor solicitaban los derechos de pesca en esa zona.

Este ataque fue una retaliación porque las autoridades argentinas en Las Malvinas habían apresado a buques estadounidenses haciendo pesca ilegal de focas y ballenas en aguas territoriales argentinas.

En esta operación militar se expulsó por la fuerza a la mayoría de los 200 argentinos habitantes originarios de Las Islas Malvinas. Siendo que se trataba de una población civil.

Vigésima tercera invasión inglesa (la toma de Las Malvinas). En esta operación militar se vuelve a expulsar por la fuerza a un remanente de esos 200 argentinos, que eran habitantes originales de Las Islas Malvinas. Luego de la intervención militar estadounidense, Vernet renuncia al mando militar y político de las Islas Malvinas y retorna al continente. Posteriormente es nombrado como reemplazo de Vernet a Juan Esteban Francisco Mestivier. Este nombramiento disgustó tanto a los británicos que presentaron una protesta a Buenos Aires como a la población de Las Malvinas ya sean civiles o militares.

Mestivier era un hombre de una disciplina rigurosamente estricta que no vacilaba en aplicar azotes por la menor inconducta. Fue en este escenario que se hubo un alzamiento el 30 de noviembre de 1832 en Puerto Soledad y Mestivier fue asesinado. Este hecho posibilitó la toma británica de Las Malvinas, quienes argumentaron: (1)-legitimidad: ya que alguna vez habían estado allí, (2)- anarquía: el asesinato de Mestivier lo verificaba y (3)- piratería: dado que la Argentina permitía que Las Malvinas fueran una especie de “aguantadero” de piratas varios que azotaban el Atlántico Sur.

El 3 de enero de 1833, la corbeta británica Clío apoyada por otro buque de guerra que se encontraba en las inmediaciones, por el uso de la fuerza y en superioridad numérica exigieron la rendición. Era una época de paz, sin declaración de guerra. Ex post, la expulsión de las autoridades, el comandante de la Clio Onslow informó a la población que su objetivo era “…recuperar las islas, ya que eran legítimamente británicas…”, izó el pabellón británico dejó a un poblador encargado del pablellón, zarpó y regresó a su base.

El 16 de enero de 1833, Buenos Aires le pidió explicaciones al Encargado de Negocios Británicos y el 22 de enero de 1833, el Ministro de Relaciones Exteriores presentó una protesta ante el mismo.

En 1834, la corona británica designó un oficial de la Royal Navy para que permaneciera en las islas ejerciendo su autoridad.

Vigésima cuarta invasión inglesa. (la resistencia y reconquista del gaucho Rivero y el contraataque de la Challenger). El día 14 de enero de 1833 el capitán John James Onslow, abandonó el puerto de Nuestra Señora de la Soledad. La población que dejó constaba de 31 personas 14 argentinos y 17 británicos. El 3 de marzo entró la nave Harriet que traía a Mateo Brisbane, que había estado al servicio de Vernet y ahora estaba bajo las órdenes británicas.

Luego arriba el Beagle capitaneada por Fitz Roy y se dirige a Brisbane para solicitarle que el francés Juan Simón fuera el capataz de los peones, mientras que y el cocinero era William Dickson. Estos son los 3 extranjeros gobernando las Islas Malvinas, es en este contexto que 8 argentinos descontentos conducidos por el gaucho entrerriano Antonio Rivero.

Estaban enfurecidos por el izamiento del pabellón británico, a lo que se sumaba que Dickson no reconocía los vales de Vernet (estos “vales” eran una suerte de papel moneda que recibían como remuneración por su trabajo), mientras que Simón les prohibía faenar ganado manso y estaban obligados a perseguir vacas chúcaras.

El 26 de agosto los gauchos se sublevan, matan a Dickson, Simón y dos más. Así La Argentina recuperó Las Malvinas y las retuvo por 6 meses. Pero el aislamiento no les permitía comunicar la reconquista a Buenos Aires, por lo que Buenos Aires no envió socorro.

Recién el 23 de octubre llegó la goleta Hopeful comandada por el teniente Henry Rea, más luego Rose y Susannah Anne, al percibir la situación zarparon sin izar la bandera británica para dirigirse a comunicar la novedad a sus superiores.

Luego llega la Antarctic al mando del capitán Nash, se entrevistó con Rivero que le vendió ganado bovino. También se proveyó de carne a los pobladores recluidos en el islote Peat. Dada que no eran asistidos por Buenos Aires, Rivero y sus hombres comenzaron a construir una balza para llegar a la Patagonia.

El 7 de enero de 1834, llega a la isla Soledad la fragata Challenger capitaneada por Seymour. Con estos buques llegaba el Teniente Smith constituido en comandante de la isla, izó el pabellón británico y armó una partida para capturar a los revoltosos. Los gauchos argentinos, mal armados huyeron a los cerros. Luego de 3 meses, Luna traicionó a sus compañeros y Bracido desertó.

Ahora quedaban 6 argentinos realizando una guerra de guerrillas a escala diminuta. Fue entonces cuando llegaron como refuerzo la Beagle y la Adventure.

Necesario era todo ese refuerzo británico para atrapar 8 gauchos argentinos. Primero lograron atrapar a los 5 que fueron embarcados en el Beagle y encarcelados en Sherness en el Támesis y más tarde fue atrapado Rivero.

El 3 de agosto de 1834 The Weekly Despatch publicó: “….Se cree que valiéndose de un engaño los villanos fueron arrestados. A este acto espantoso se añade otro proceder infame llevado a cabo por la goleta Susannah Anne, cuyo capitán Ferguson se llevó del establecimiento, aprovechándose de los acontecimientos, todas las pieles de foca del capitán Brisbane…”. Unos meses antes de Ferguson y después del atropello de Seymour, Silas Duncan robó pieles de Puerto Soledad.

Más tarde el tribunal del Almirantazgo Británico, luego de analizar los hechos resolvió devolver los prisioneros a La Argentina. Embarcaron a los argentinos en el Talbot y un tiempo después fueron desembarcados en el Uruguay.

Desde Montevideo, el gaucho Rivero pasó a Entre Ríos. Necesario es aclarar que toda la documentación referida al respecto es de origen británico. Con posterioridad se identificaron a los culpables del asesinato de Mestivier y fueron fusilados en el Retiro el 8 de febrero.

Para poder dimensionar la calidad moral del teniente Rea comandante del Hopeful, dejó a su propia población a la intemperie, reducida a aliemtarse de pescado y huevos de aves marinas, aun a sabiendas que habían mujeres y niños en esa población. Los británicos admiten que había una población, pero le niegan alguna legitimidad, los tildan de “piratical colony”.

Aquí comienza un poblamiento británico de Las Islas Malvinas a través de los efectivos de una guarnición militar y sus familias, no eran más de 50 personas.

Vigésima quinta invasión inglesa (la colonización británica de Las Islas Malvinas). En 1839, un comerciante inglés G.T. Whittington y su hermano J.B. Whittington crearon una asociación comercial de pesca y agricultura para Las Islas Malvinas y solicitaron el permiso para la colonización. En mayo de 1840, obtuvieron el permiso y los primeros colonos se estableciendo en Port Louis y se apropiaron de la infraestructura que había dejado Vernet.

En 1841 tomaría la decisión de “colonizar” las Malvinas nombrando un gobernador inglés Moody, que llegó a Las Islas Malvinas acompañado por 12 militares zapadores y sus familias. En 1843, se desarrolló Port Stanley (Puerto Argentino) como capital de las islas.

En 1845 se creó la estructura de gobierno. En 1846 fueron ocupados los puestos en consejo legislativo y ejecutivo. En 1846 existían 164 residentes y llegaron a 200 en 1849. Exactamente la cantidad de argentinos que fueron expulsados entre 1831 y 1834.

Queremos enfatizar en nuestro tercer artículo sobre el escenario geopolítico entre La Argentina y el Reino Unido, que los británicos planificaron la derrota del imperio español, que esos planes fueron ajustados, reajustados y optimizados a lo largo de los siglos. Iban cambiando estos planes en función de los equilibrios de fuerza.

Siempre esperaron los momentos de mayor debilidad de España, o al menos que ellos percibían como de mayor debilidad. Siempre actuaron con aliados como Portugal y Estados Unidos y cuando sus aliados llevaban el mayor peso de la campaña militar. El objetivo geopolítico siempre iba de la mano de objetivos económicos.

Cuando era propicio se aliaban con hispanos, algunos de nosotros estaban inspirados por ideales de la libertad y la igualdad, pero muchos otros estaban inspirados en intereses particulares muy específicos siempre vinculados a los flujos internacionales del comercio.

Salud

Este jueves, el ministro de Salud, Enrique Paris, se refirió al quiebre de stock de vacunas Pfizer en el país, hecho por el cual varios vacunatorios de diversas partes del...

Rusia sumó este sábado, 697 fallecimientos por COVID-19, quinto máximo diario consecutivo desde el estallido de la pandemia, informaron las autoridades sanitarias del país. Los...

La patóloga pediátrica argentina Marta Cohen, quien actualmente reside en el Reino Unido, afirmó este martes  que la variante Delta del coronavirus "es un 120%...

El ministerio de Salud entregó información sobre la paciente que fue confirmada como la primera chilena contagiada con la variante Delta del coronavirus, destacando que se encuentra en buenas condiciones....

Este lunes, el Gobierno entregó nuevos cambios en el Plan Paso a Paso para lograr controlar la pandemia del coronavirus. De acuerdo a lo informado por la...