El Minuto

Noticiero

Las catorce invasiones inglesas olvidadas.

El Río de la Plata, es la llave para el desarrollo de una amplia región que comprende el territorio de lo que hoy son: Bolivia, Paraguay, el Sur de Brasil, Uruguay y La Argentina.

Por: José Luis Galante | El Minuto de Argentina.


Es por eso que el Rey de España Felipe II, decide fundar Buenos Aires como enclave estratégico para proyectar el poder del imperio español sobre ese espacio. Nos proponemos demostrar en este artículo que el objetivo era toda Sudamérica y no solamente La Argentina.

Las Malvinas fueron descubiertas por marinos que integraban la tripulación de Magallanes. El día 25 de agosto de 1520, fue el avistamiento de ese archipiélago. El relevamiento cartográfico de las mismas fue realizado por un Marino llamado Andrés de San Martín y desde entonces aparece en la cartografía española como Isla de Los Patos o de Sansón. La expedición de Alonso Camargo junto a Fray Francisco de Rivera las ocupa en febrero de 1540.

Primera invasión inglesa (a través de un estado vasallo). Carlos II de España muere sin dejar descendencia en noviembre de 1700 y propuso bajo testamento que su heredero fuera el Rey de Francia, Felipe de Borbón. Esto desata una guerra Guerra de Sucesión (julio de 1701- 2 de julio de 15) entre el Sacro Imperio Romano-Germánico y Francia más Castilla.

Involucró a 7 estados contra Francia y Castilla, entre ellos Portugal. Como una de las consecuencias de ello, la ciudad de Colonia (actual Uruguay) había sido cedida a Portugal por España en 1701 (que ya era en esa época aliado del Imperio Británico).

Segunda invasión inglesa (una operación de inteligencia). A partir de 1683, los ingleses visitaron el Atlántico Sur. En 1690, John Strong visitó las Malvinas y nombró al estrecho que separa las islas Soledad y Gran Malvina como Falkland Sound, en honor al Vizconde de Falkland, quien era su patrón entonces. Hoy el gobierno británico afirma que John Strong fue el 1° hombre en pisar las islas. Lo cual es falso como se indicó en la introducción a este artículo.

Tercera invasión inglesa (una expedición corsaria poco difundida). En 1708, fueron avistadas por el corsario inglés Woodes Rogers en una expedición cuya conducción era compartida con William Dampier.

Cuarta invasión inglesa (el primer plan estratégico para conquistar Hispanoamérica) En 1711 se escribió “A proposal for humbling Spain” written by a person of distinction, el mismo proponía invadir Buenos Aires con 2.500 hombres.

Sale a la venta al precio de 1 chelín, tenía el objetivo de motivar a inversionistas a fondear la expedición militar. Fijaba las bases para la atomización de Hispano América, ese plan fue ajustado sucesivamente para actualizarse.

También es una advertencia para el futuro. Su autor fue un gobernador de los dominios británicos del Caribe, su nombre era John Pullen. Primero ocuparían Buenos Aires, de allí al oeste, desde el oeste cruzar los andes y finalmente por mar tomar puertos del Pacífico.

Quinta invasión inglesa (un ataque preventivo). Inspirados en la obra de Pullen, prepararon una flota poderosa para atacar los dominios españoles de América. El servicio de inteligencia español se adelantó y el Ministro Patiño reforzó la flota naval española. Los británicos contestaron con una declaración de guerra en 1739.

La fuerza principal se dirigió al Caribe y una menor se dirigió al Atlántico Sur, la que estaba comandada por Lord George Anson. Los españoles los alcanzaron en el Cabo de Hornos donde se desarrolló un combate interrumpido por una fuerte tempestad.

Los ingleses perdieron 4 de los 7 buques y abortaron la misión mientras que los españoles regresaron a Buenos Aires.

A la vuelta a la Gran Bretaña Lord Anson advirtió sobre la necesidad de ocupar Las Malvinas, Tierra del Fuego y La Patagonia.

Sexta invasión inglesa (el frente sudamericano de la guerra de los 7 años). Durante la Guerra de los Siete Años (1756-1763), Jorge III de Inglaterra y José I de Portugal deciden tomar la Colonia del Sacramento en el Uruguay hacia el día 6 de enero del 1763. Para desde allí avanzar en Sudamérica. Decidieron dividirse el territorio de la siguiente manera, para los ingleses era la margen occidental del Río Uruguay (hoy Argentina) y para los portugueses la margen oriental del mismo(hoy Uruguay y Sur del Brasil). El valor estratégico del Río de la Plata consistía en ser la vía de salida de la plata de las minas del Alto Perú (hoy Bolivia).

Para financiar la operación militar británica, la Compañía de las Indias Orientales, hicieron una emisión de títulos de 100.000 libras esterlinas. Hubo una campaña de contratación de mercenarios con publicidades estáticas en la vía pública de Londres, que promocionaban la expedición con el incentivo de “libertad absoluta para el saqueo”.

En julio de 1762, el cuerpo expedicionario zarpa de Londres al mando de Robert Mac Namara, cuando llega a Lisboa es declarado comandante del cuerpo expedicionario, ahí se suman buques y efectivos portugueses y zarpan para Río de Janeiro. En plena travesía toman la decisión de tomar Colonia, porque Buenos Aires y Montevideo estaban mejor protegidas y carecían de prácticos para navegar por el Río de la Plata.

Durante este tramo de la travesía Cevallos (quién llegará a ser el 1° Virrey del Virreinato del Río de la Plata), captura Colonia y prepara su defensa. Es decir, se adelanta a la iniciativa luso-británica. Luego de algunas escaramuzas, el 4 de enero de 1763, los barcos iniciaron un bombardeo y Cevallos respondió con “balas rojas” que eran balas de cañón

calentadas con fuego que quemaron los barcos luso-británicos. La nave insignia el “Lord Clive” fue víctima de un incendio ocasionado por las mismas.

Séptima invasión inglesa (reconocimiento francés y británico de la soberanía española). En 1765, los franceses habían invadido las islas y formaron un poblado en la Isla Soledad. En junio de 1764, Lord Byron partía de Londres hacia las Malvinas. Llegó a la Isla Trinidad y plantó un pabellón británico. Fundó puerto Egmont y recorrió las islas poniendo nombre a la geografía.

Por medio de una cédula real, España replica esta acción e incluye a las Malvinas dentro de la jurisdicción de Buenos Aires. Los británicos reconocen la soberanía española pero no sacan a sus tropas de las islas.

El capitán de navío Maradiaga es enviado por el Virrey a las Malvinas, ataca Puerto Egmont y los ingleses se rinden disparando el cañonazo del honor. Pero debido a pactos por debajo de la mesa, los ingleses se retirarían recién en 1774.

Octava invasión inglesa (el plan de Fullerton). En el año de 1780, Fullerton ideó un plan para ocupar enclaves en territorio de Hispano América, incluía tomar Buenos Aires. Pero este plan se desarrolló mientras transcurría la guerra de independencia de los Estados Unidos.

En ese teatro de operaciones, España, Francia y Holanda eran aliados de la nación independizada. Durante el siglo XVIII, era una táctica frecuento del Imperio Británico ocupar una colonia de un estado enemigo para utilizarlo como un valor de cambio en una negociación internacional.

Como reacción el Virrey Vertiz preparó sus fuerzas para una posible invasión británica desde Sudáfrica. Finalmente, los británicos tomaron Ciudad del Cabo en 1895 que fue devuelto a Holanda en 1803 y vuelto a tomar en 1806. Su valor estratégico era ser el paso entre el Índico y el Atlántico.

Novena invasión inglesa (expulsión de Islas de los Estados e Isla Grande de Tierra del Fuego). En 1788, los ingleses toman la Isla de los Estados y en 1790 se firma el Tratado del Escorial por medio del cual se prohibía a los ingleses: uno, vivir en tierras españolas y dos, pescar a menos de 10 leguas (30 millas náuticas o 54 km) de tierras españolas.

Ese mismo año de 1790 son expulsados de la Isla Grande de la Tierra del Fuego y más tarde en 1791 lo son de la Isla de los Estados, por orden directa del Virrey Loreto.

Décima invasión inglesa (la conspiración de Miranda). En 1790 ante la posibilidad de un conflicto anglo-español, Miranda tuvo una audiencia frente a Pitt proponiendo una invasión a Hispanoamérica.

Sostenía que eran necesarios 15.000 soldados de infantería y 15 navíos, para liberar un territorio desde el Missipi hasta el Cabo de Hornos. Para crear una monarquía constitucional gobernada por un descendiente del Inca y como recompensa se firmaría un tratado de preferencia comercial. Este plan consistía en atacar Venezuela y el Río de la Plata, para confluir en el Perú.

Undécima invasión inglesa (las medidas del Foreign Office). En 1797 el Foreign Office genera la recomendación de fomentar la insurrección en

Hispanoamérica para compensar la pérdida de las 13 colonias americanas que dieron origen a los Estados Unidos.

Duodécima invasión inglesa (un informe parlamentario). En 1799 el general Sir Ralph Abercromby ex gobernador de Trinidadm y futuro Lord Melville, a pedido de Dundas analiza un informe del Parlamento Británico, que proponía un ataque a Hispano América por el Pacífico y tras el análisis prepara otro. Este plan propone invadir el Río de la Plata desde Sudáfrica y Venezuela desde el Caribe.

Enfatiza apurar las declaraciones de la Independencia de los nuevos estados, para que cuando empiecen las negociaciones de paz con España. Este objetivo se debía llevar a cabo con un contingente no menor a 12.000.

Décimo tercera invasión inglesa (sobre un plan para capturar Buenos Aires y Chile y luego emancipar Perú y Quito). Se trata del Plan Maitland fue pensado en el Reino Unido y presentado a su majestad en 1801.

Escrito por el Mayor General Sir Thomas Maitland entre febrero de 1799 y enero de 1801 y entregado al Primer Lord del Almirantazgo Henry Dundas, bajo el gobierno del Primer Ministro William Pitt y durante el reinado de Jorge III.

Maitland fue un oficial naval, escocés como la gran mayoría de sus vinculaciones, miembro del Parlamento y compañero de George Canning en aquella Cámara.

Así como él también, integrante de la Junta de Contralor de la Compañía de las Indias Orientales. Junto a Canning fueron consejeros privados de la Corona. Maitland a través de Canning estaba vinculado a Hippisley, miembro del Parlamento y oficial de la Comañia de las Islas Orientales.

La última participación militar de San Martín en España fue en el segundo sitio a Badajoz, bajo las órdenes de William Carr Beresford, de allí partió en un buque inglés siguiendo la ruta de Cádiz, Gibraltar, Lisboa y de ahí a Londres. Allí conoció a veteranos británicos de las invasiones inglesas de 1806 y 1807.

Es así que Maitland, Dundas, Pitt, Jorge III, Canning y Hippisley estaban comprometidos con la conquista de Hispanoamérica. Hippisley hizo tareas de espionaje en Roma donde vivió y recolectó mucha información sobre las condiciones de la defensa hispanoamericana.

A lo largo del siglo XVIII, los jesuitas fueron expulsados paulatinamente de varios países europeos. El Papa Clemente IV, no permitió a los jesuitas desembarcar en Roma, fue así que los ingleses instalados en Gibraltar los llevaron a la Gran Bretaña. Ellos, directa e indirectamente, consciente e inconscientemente proporcionaron información geográfica, política, militar, económica, social, cultural y demográfica de Sudamérica que era muy valiosa para conquistar y conservar ese territorio.

Muchos jesuitas publicaron libros sobre esas regiones que conocían tan bien, que fueron las fuentes públicas explotadas por los ingleses para realizar los planes de invasión y la posterior campaña de Chile y Perú.

El Papa que sucede a Clemente IV, Pío VI ante el hecho de que todos los monarcas que expulsaron a los jesuitas fueron falleciendo, les permitió volver a Roma y los acogió en su entorno para gozar del concejo de hombres sabios. Allí Hippisley se contactó con varios jesuitas incluyendo argentinos en general y mendocinos en particular, de esta forma recolectó información muy precisa sobre los pasos cordilleranos. Toda esta recopilación más los aportes de Hippisley generaron un borrador listo hacia el año 1780.

Básicamente, consistía en invadir Buenos Aires, tomar Cuyo, cruzar por los Andes a Chile o para luego por mar a Perú. Exactamente la campaña que luego realiza San Martín.

Décimo cuarta invasión inglesa (la batalla de Trafalgar). La victoria de Trafalgar le dio al imperio británico el control de la isla de Santa Elena que sumado al histórico vasallo británico que es Portugal lograron que el Atlántico sur sea un “Mare Nostrum Británico”.

De estas primeras 14 invasiones surge que las invasiones inglesas que se estudia en los programas de estudio, no alcanzan para contextualizar el conflicto geopolítico entre el Imperio Británico y las potencias que se consolidaban en Europa Continental durante los últimos 5 siglos.

Sin ese marco teórico el análisis del conflicto se vuelve ahistórico y descontextualizado. Por ende, incomprensible.

Hoy el envío del submarino nuclear británico a las Malvinas genera el desvanecimiento del proyecto de un segmento de la clase dirigente brasilera de prevalecer en Sudamérica y ser el gendarme del Atlántico Sur.

El resquebrajamiento del BRICS con las disputas fronterizas entre la India y China, hace que Brasil forme parte de una alianza cada día más debilitada en su capacidad de fuente de poder.

Las bases estadounidenses en Colombia, Paraguay más la británica en Las Malvinas, le dan a la NATO la capacidad de encerrar al Brasil y al resto de Sudamérica en “democracias vigiladas”.

Necesario es comprender, que en este juego geopolítico global el patio trasero de los Estados Unidos termina en el margen norte del Río Amazonas, la Patagonia argentina y chilena son la plataforma logística para acceder a la Antártida y el litio y las tierras raras del resto de los países son esenciales para la reconversión industrial producto del cambio climático.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish