El Minuto

Noticiero

Laos el Antiguo Reino del Millón de Elefantes

El Minuto | Laos es un país poco conocido, pero tiene una historia que ha estado estrechamente vinculada a los conflictos de Indochina. Hoy es uno de los pocos países del mundo, de corte comunista, por lo menos de nombre. En 1975, bajo el amparo de los Acuerdos de Paz de Ginebra, abrieron las puertas para la caída del régimen monárquico, que tenía seis siglos, y la instauración de un régimen comunista bajo el movimiento Pathet Lao, luego de deshacerse del endeble gobierno de unidad nacional que se había formado en el año citado.

Por Jorge Suárez Saponaro | Director El Minuto para Argentina

El actual territorio de Laos, fue poblado varios siglos antes de Cristo, como pone en evidencia una serie de rastros arqueológicos, como la llanura de las Jarras. La arqueóloga francesa, Madelein Colani en 1940, estudió restos que tienen 2000 años de antigüedad, que siguen siendo un misterio, Distintos grupos étnicos, que empleaban lenguas de origen tai, poblaron el país.

Las tribus lao llegaron desde el sur de China, pero su organización como estado unificado, fue tardía en relación a los vecinos camboyanos, tailandeses o vietnamitas. La tradición señala que el origen del linaje real del Señor del Somdet Para- Chao Lan Xan Hom Khao Luang Prabang, o Señor del Reino del Millón de Elefantes y la Sombrilla Blanca de Luang Prabang, se remonta al sur de China, al primer rey lao Khoum Boromm su hijo llevó al pueblo lao al norte del actual Laos, fundando la ciudad de Luang Prabang.

Dado que el uso de la escritura no estaba difundido entre los laosianos, la historia sobre los reyes sucesores del primer rey, no tiene registro. Un príncipe lao, fue desterrado y terminó en la corte del poderoso reino jemer de Angkor.

Era Fa Ngum, que se casó con una hija del rey jemer Jayavarman Paramesvara, quien le brindó asistencia para recuperar el trono perdido, y que terminó imponiéndose en 1353, con la creación del reino de Lan Xang. El triunfo del protegido del rey jemer, motivó el envío de un Buda hecho en oro, desde Sri Lanka, llamado “Pra Bang” en apoyo a la proclamación del budismo como religión oficial del reino. El expansionismo de este reino de Lang Xang derivó en conflictos con los birmanos y vietnamitas, que incluso terminó en invasiones y la toma de la misma capital Vientiane.

En el siglo XVII el comerciante holandés Gerrit van Wuysthoff, al remontar las aguas del Mekong, encontró un reino próspero, con una rica tradición cultural, donde sus reyes residían en un palacio de teca recubierto con oro.

En 1700 el rey Souligna Vongsa, murió sin dejar descendencia. Su sobrino Sai Ong Hue, con apoyo vietnamita se hizo del trono, pero provocó una crisis que termino con la división del reino de Lang Xang en tres: Luang Prabang, Vientiane, y Champassak. En el siglo XVIII, los birmanos terminaron con el reino thai de Ayutthaya, y también sometieron a los reinos laosianos.

Los thai reaccionaron y se liberaron del yugo birmano para 1778, y sometieron a los laosianos como estados vasallos, obligados a pagar tributos. En 1795, los vietnamitas impusieron su dominio. Los reinos laosianos eran frecuentes que lucharan entre sí, con la injerencia de poderes extranjeros. En 1828, los siameses restablecieron el control sobre el país, expulsando a los vietnamitas. Esto generó la reacción del reino lao de Vientiane.

Lo que desencadenó una guerra con el reino de Siam (actualmente Tailandia), derrotado el rey Chao Anou de Vientiane, su reino terminó como provincia siamesa. Los reinos supervivientes, pagaban tributos a los vietnamitas, cayendo una lenta decadencia.

El imperialismo europeo se hizo presente a mediados del siglo XIX, con la llegada de los franceses a Camboya y Vietnam. En 1885, el reino vietnamita de Annam, fue sometido a un régimen de protectorado, abriendo las puertas a la penetración francesa en Laos. Siam, habilitó que se instalara un vicecónsul francés Aguste Pavie.

El rey de Luang Prabang Oum Kham, fue rescatado personalmente por Pavie, luego de haber sido capturado por bandidos chinos. Esto abrió las puertas para la instalación del protectorado. Una campaña militar contra el reino de Siam, permitió que el control francés en la zona se consolidara.

El reino de Champassak, quedó como un protectorado, pero gobernado directamente por un funcionario colonial francés, mientras que Luang Prabang, conservó su monarca, pero asistido por funcionarios nombrados desde París.

Desde el punto de vista económico, Laos no ofrecía el potencia de Vietnam, mas allá de la agricultura y su valor estratégico por controlar el río Mekong, vía comercial directa al sur de China y la provincia de Yunan, vieja aspiración francesa para anexarla a su imperio indochino. La paz terminó en 1940, con la invasión japonesa a la Indochina Francesa.

Laos no tuvo la presencia que tuvo Vietnam de tropas japonesas, salvo pequeñas guarniciones, mientras tanto, la administración francesa se mantuvo. Situación que duró hasta 1945, cuando los japoneses impusieron su control directo.

Estos presionaron al rey Sisavang Vong, para que proclamara la independencia, al negarse este, fue colocado en el trono su hijo Savang Vatthana, personaje con escasas convicciones políticas, pero que tuvo un destacado rol anti japonés, cedió a las presiones proclamando la independencia de Laos, no obstante ello, terminó exiliado por los japoneses en Saigón.

En agosto ante la capitulación japonesa y el inminente regreso de Francia, el movimiento nacionalista Lao Issara, se hizo con el poder, y formó un gobierno nacional. Este proclamó la Nación Lao independiente, de la mano del príncipe Phetsarath.

Pero el experimento carecía de suficiente base social, el movimiento Vietminh, que luchaba por la independencia de Vietnam, poco y nada podía hacer ante la presión francesa. Finalmente en 1946, Laos volvió a ser un protectorado y los líderes de Lao Issara terminaron exiliados.

En 1947 el rey de Luang Prabang Sisavang Vong, fue proclamado jefe de estado del nuevo reino de Laos por los franceses. En 1949, se integró como reino constitucional dentro de la llamada Unión Francesa. Esta situación llevó a que el movimiento Lao Issara, exiliado en Bangkok, se dividiera, por un lado un sector, liderado por Suvanna Phouma, regresó a Vientiane, que negoció la independencia completa de Francia en 1953.

El ala de izquierdas del extinto Lao Issara, en ese momento minoritaria, crearon el llamado Pathet Lao, liderado por el príncipe Souphanouvong, que con apoyo del Vietminh, se hicieron fuertes en el norte, cercano a la frontera con Vietnam. Mientras tanto el conflicto indochino se incrementa y tropas laosianas, bajo mando francés combaten contra las fuerzas comunistas.

La derrota francesa de Die Bien Phu, en 1954, fue el canto del cisne de la Indochina Francesa y los Acuerdos de Ginebra, sellaron la independencia total de Laos. Las fuerzas francesas y sudvietnamitas se retiraron del país y se intentó formar un gobierno de unidad nacional en 1957, con el Pathet Lao, bajo liderazgo del príncipe Souvanna Phouma, de tendencia neutralista. En 1958, un golpe pro occidental, terminó con este gobierno y el Pathet Lao, regresó a la lucha armada con su bastión en el norte y este del país.

El agravamiento de las guerrillas comunistas en la región, motivó el acercamiento con Estados Unidos, que estableció un programa de asistencia militar, además de incrementar sustancialmente su influencia en la política local, apoyando gobiernos favorables a la Casa Blanca.

La guerra civil era una realidad, y las guerrillas comunistas laosianas con apoyo de Vietnam del Norte, se había consolidado en el norte, este y zonas rurales, librando duros combates contra el ejército real.

En 1959, el rey Sisavang murió, siendo sucedido por Savang Vatthana, que permaneció en el palacio real de Luang Prabang, al margen de la violencia política del país. La guerra civil, impidió que se llevara a cabo la peculiar ceremonia de coronación del rey. En un intento de impulsar la reconciliación nacional, Savang Vatthana, prometió llevar a cabo dicha ceremonia cuando el país alcanzara la paz.

En 1960 un golpe, colocó a Laos en una posición abiertamente pro occidental, el primer ministro Souvanna Phouma, fue desplazado de su cargo, en un vano intento de alcanzar un acuerdo de unidad nacional, especialmente por las posturas irreductibles entre pro – occidentales y el Pathet Lao (cuyo objetivo era imponer un estado comunista). El rey, budista devoto, optó por la alianza con Estados Unidos, sobre la de Vietnam del Norte. Recordemos que los antiguos reinos laosianos fueron tributarios de los vietnamitas y existía en la memoria histórica, una visión hostil sobre Vietnam.

Las áreas controladas por el Pathet Lao y sus socios del Vietnam del Norte, como el Vietcong, controlaban el norte del país y el este, donde se encontraba la célebre “Ruta Ho Chi Minh”, vía de abastecimiento a las fuerzas de Vietnam del Norte y las guerrillas del Vietcong, que operaban en Vietnam del Sur. Esto motivó una de las mayores campañas de bombardeo de la historia, que no tuvieron carácter oficial, bajo cobertura de la CIA, que armó una verdadera puesta en escena, a tal

punto que muchos pilotos ignoraban que atacaban objetivos en Laos. Estos ataques tuvieron efectos devastadores en poblaciones de las montañas laosianas, que pronto abrazaron la causa del Pathet Lao. Estados Unidos lanzó aproximadamente dos millones de toneladas de bombas, que hasta el día de hoy siguen siendo un serio problema (se estima que hay unos ochenta millones de explosivos sin detonar).

Los tribus lao theung sufrieron ocho mil muertos y trescientas aldeas quedaron arrasadas. Los cuadros del Pathet Lao se refugiaron en cuevas, donde instalaron una suerte de gobierno y cuartel general para sus fuerzas militares. Los hmong, habitantes duros, también de zonas montañosas, históricamente hostiles a los vietnamitas, fueron la punta de lanza de la lucha contra las fuerzas comunistas. Superados en número, unos cuarenta mil combatientes de esta etnia, libraron duros combates, gracias al apoyo material de Estados Unidos.

En 1962, el príncipe Souvanna Phouma, regresó al poder y nuevamente fue intentado formar un gobierno de unidad nacional. Las diferencias entre comunistas y monárquicos, termino con la experiencia de un gobierno de unidad y el Pathet Lao, volvió a la lucha armada en 1965. El ejército real había sufrido serias pérdidas, lo que incrementó su dependencia de la ayuda de Estados Unidos, que por cierto era limitada. Mucho equipo cedido era proveniente de sobrantes de la Segunda Guerra Mundial.

En 1968, el ejército sufrió una severa derrota, en la region de Nam Bac, frente a las fuerzas comunistas laosianas y de Vietnam del Norte, lo que incrementó aún más la dependencia de Estados Unidos, como de Tailandia. En 1969, se libraron duros combates en la llanura de los Jarros, donde el ejército real tuvo avances, gracias al apoyo aéreo de Estados Unidos, pero un contraataque con apoyo de Vietnam del Norte, obligó a las fuerzas monárquicas a retroceder. En 1971, las fuerzas de Vietnam del Sur, llevaron a cabo una importante operación militar contra la ruta Ho Chi Minh, en territorio laosiano, pero resultó en un fracaso.

El Pathet Lao tenía una fuerte presencia rural. En 1972, Estados Unidos redujo la ayuda a Laos y lo dejó librado a su propia suerte, no quedando otra opción que negociar con el Pathet Lao, que tenia una creciente ayuda de Vietnam del Norte y la Unión Soviética, además de China. Las fuerzas gubernamentales, estaban en pleno repliegue.

Los Acuerdos de Paz de 1973, abrieron las puertas para que el Pathet Lao llegara al poder bajo el paraguas de un gobierno de unidad nacional, pero solo formado por partidarios del príncipe Souvanna. El rey quedó recluido en su palacio de Luang Prabang, sin saber que el príncipe Souphanouvong, líder de los comunistas, quería terminar con la monarquía.

En diciembre de 1975, el Pathet Lao obligó al rey abdicar y fue proclamada la República Popular Democrática de Laos. Designado “consejero supremo del presidente” parecía que el destino del último rey de Laos, iba ser de convivencia pacífica con el régimen. Esto fue solo una cortina de humo, para hacer desaparecer de escena.

El régimen revolucionario se encargó de detener funcionarios de todos los niveles del antiguo régimen y enviarlos a campos de trabajo forzado en el norte del país. Los considerados indeseables, como prostitutas, adictos, niños sin hogar, fueron enviados a islas artificiales, formadas en el embalse de Nam Ngum, donde las condiciones eran realmente muy duras y la tasa de mortalidad era muy alta.

En 1992, un informe de la CIA, reveló, que también fueron a parar a dicho complejo carcelario, ex empleados de la Embajada de Estados Unidos, altos jefes militares, comerciantes y hasta maestros, cualquiera que haya tenido contacto directo o indirecto con los norteamericanos eran considerados potenciales espías. La paranoia propia de las dictaduras.

En 1976, el rey entregó el palacio al gobierno, para ser convertido en museo y se retiró a una finca privada. En 1977, la familia real fue detenida y enviada a la provincia norteña de Viengxai. Allí estuvieron detenidos en un viejo edificio, el ex rey, su esposa Khamphoui, y su hijo y heredero Vong Savang. Los otros hijos pudieron exiliarse del país.

El Pathet Lao no cumplió con nada de lo estipulado en los Acuerdos de Paz, sino más bien se lanzó a eliminar cualquier atisbo de oposición política, con ayuda de los vietnamitas que ya tenían desplegados miles de soldados en el país. Las voces críticas dentro del movimiento, también eran severamente castigadas, enviado cientos de jóvenes a campos de reeducación, o más bien campos de trabajo forzado, sin juicio o acusación formal.

Las malas condiciones llevaron a que muchos prisioneros enfermaran gravemente e incluso murieran. El pueblo hmong, que tuvo un papel relevante en la lucha contra las fuerzas comunistas, fue objeto de duras represalias del nuevo gobierno revolucionario.

Estados Unidos solo evacuó una parte de ellos, quedando millares de hmong, desamparados, emprendiendo el exilio con sus propios medios con un alto costo de vidas. Otros optaron por organizar una resistencia armada, que subsidió por décadas, Parte de los refugiados hmong (293 familias) llegaron a fines de los 70 a la Argentina.

En el llamado Campo Número Uno, los prisioneros, pasaban el día con cepos de madera, encerrados, solo salían una vez por semana a dar un baño y nada mas. La familia real también estaba confinada, solo salían a dar paseos alrededor de la barraca donde estaban alojados. La visita de una delegación vietnamita en 1978, empeoró las condiciones de detención, de por sí lamentables (la comida era básicamente una ración de cuatrocientos gramos de arroz diarios).

El comandante del campo, informó a los detenidos, que la ración de arroz se reduciría, se confiscaron gafas y material de lectura, no se podría escribir cartas o notas, no habría visitas de la Cruz Roja (organismo que insistía en visitar dichos campos) y no había medicinas, sino era algo urgente.

No cabe duda que por medio de la mala alimentación y falta de asistencia sanitaria, el Ministerio de Interior del régimen comunista lao, buscaba la muerte de los detenidos. Los efectos de las lamentables instalaciones carcelarias, maltrato y mala alimentación, se hicieron sentir. En 1979, el líder hmong, encerrado por meses sin ver el sol y con un cepo en sus pies, enloqueció. El comandante del campo, lo hizo ejecutar de un disparo.

En 1980, murieron el rey Savang Vatthana y su hijo Vong Savang. La reina fue posteriormente enviada a otro campo de menos rigor, donde moriría en el campo de Pafaek, posiblemente en 1982. De los cuarenta prisioneros que ingresaron al Campo Nro 1, murieron de hambre, maltratos y enfermedad unos 24. El fin del último rey de Laos está brillantemente descrito en el libro El Palacio de Bambú de Christopher Kremmer.

El experimento socialista en Laos resultó un fracaso, la reducida clase media que existía huyó en 1975, los pequeños comercios y artesanos, fueron cerrados. La economía se hundió, y se hizo extremadamente dependiente de la ayuda de Vietnam y la Unión Soviética.

La postura de Vientiane, favorable a Hanoi, cerró la posibilidad de acuerdos con China en su momento. Finalmente ante la caída de la Unión Soviética, la situación se puso más compleja y el régimen dio una apertura económica, en un intento de mejorar la situación del país, pero sin apertura política, manteniendo el férreo control del Partido Popular Revolucionario Lao. El país depende de la agricultura, que moviliza el 80% de la mano de obra, carece de infraestructura moderna, y las carreteras están pavimentadas en parte.

Es uno de los países más pobres del mundo, con el puesto 139, frente a 189 relevados por Naciones Unidas. La corrupción trajo aparejado, acciones que han afectado seriamente al medio ambiente, como la construcción de una represa sin medir el impacto, acabando con decenas de aldeas, la tala ilegal. China es un actor clave, especialmente en materia de inversiones de infraestructura y en la explotación de recursos.

Un ferrocarril conectará la capital laosiana con el poderoso vecino, lo que incrementará la dependencia económica. Esto pone en evidencia que la vieja retórica revolucionaria ha caído en saco roto. Quienes prometieron transformar al país, por su incompetencia y corrupción, lo han condenado a la dependencia y subdesarrollo, bajo un imperialismo tal vez más sutil que los antiguos imperios coloniales, el poder del dinero de China.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish