Lun. Nov 30th, 2020

Paraguay: Desafíos contra el tráfico de personas, bienes, drogas y armas.

El país tiene problemas internos, destacándose los conflictos rurales, con una creciente presencia de grupos radicalizados, destacándose al grupo terrorista EPP, o Ejercito Popular Paraguayo. Los abusos de los grandes propietarios rurales, muchos de ellos extranjeros, genera situaciones de tensión social, e incluso desafían al propio estado.

Compartir

En un el reconocido sitio Infodefensa.com, informó sobre la donación de un lote de 8 obuses autopropulsados M108, de producción estadounidense, pero que eran operados por el Ejército de Brasil, refleja las carencias de fuerzas armadas, que gran parte de su inventario proviene de donaciones o material de segunda mano. El país por su posición geopolítica, tiene diversos desafíos.


Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director  Diario El Minuto Argentina


Paraguay es un país de 406 752 km2, y un poco más de 7.2 millones de habitantes. El país tiene fronteras con Argentina, separados por los ríos Pilcomayo, Paraguay y Paraná, que conforman 1690 km. Entre ambos países existe un intenso tráfico fronterizo, además ambos países comparten el complejo hidroeléctrico Yaciretá.

En lo referente a la frontera con Brasil, el país comparte 1365 km, con variedad de terrenos, donde hay zonas urbanas hasta zonas inhóspitas y humedales. En esta área se encuentra la estratégica represa de Itaipú. Se observa una fuerte presencia de ciudadanos brasileños, poseedores de importantes explotaciones agropecuarias.

La frontera con Bolivia tiene 750 km, se caracteriza por estar delimitado por una serie de hitos, consecuencia del tratado de paz suscripto por ambos países, con auspicios de Argentina, luego de la llamada Guerra del Chaco. Las fronteras con Brasil y Bolivia se caracterizan por las limitaciones en materia de vigilancia y control.

El país se asienta sobre importantes acuíferos: Guaraní, Irendá y Palmar, que posiblemente en el largo plazo sean objeto de intereses extrarregionales. La posición geográfica, ha llevado a muchos analistas a considerarlo una suerte de “estado tapón”, especialmente durante una etapa histórica de rivalidad geopolítica argentino brasileña, que afectó las relaciones en la región desde fines del siglo XIX hasta la década del 80, cuando se dieron los primeros pasos para un proyecto de integración regional, no exento de tensiones.

Las relaciones entre Asunción y sus dos principales socios, no han sido fáciles, especialmente sobre los complejos hidroeléctricos que comparten con Brasil y Argentina.

Las disputas tuvieron que ver con tarifas internacionales, posibilidad de exportar excedentes a Chile y Uruguay, etc. La ubicación estratégica del país, siempre ha generado atención de Estados Unidos, potenciado por la llamada Triple Frontera, que ha estado bajo observación de agencias de inteligencia extranjeras, por diversas actividades ilegales, que van desde tráfico de drogas, armas, contrabando, lavado de activos, además de la presencia de una minoría de origen árabe, que potenció dicha atención, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, señalándose la existencia de redes que proveen financiamiento a grupos terroristas como Hezbollah.

Desde la Casa Blanca se incrementó la presencia de agencias como la CIA, FBI, DEA. El MERCOSUR, que es parte Paraguay, fue visto en su oportunidad por Washington como obstáculo a su política hemisférica, especialmente cuando desde la presidencia Bush se impulsaba el ALCA, que tuvo su certificado de defunción, en la Cumbre de Mar del Plata, en 2004.

Además, Paraguay tiene una ubicación privilegiada en la Cuenca del Plata, no solo por los acuíferos, centrales de energía, sino por la cercanía de áreas de gran potencial, como el Oriente boliviano con sus minas de hierro, una de las más ricas del mundo.

En 2005, la llegada de 400 marines, a la base Mariscal Estigarribia, generó todo tipo de suspicacias con sus vecinos.

En 2014, la presencia de Estados Unidos ha sido más discreta, a través de la Agencia de cooperación USAID y con la creación de un depósito para emergencias con patrocinio del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de dicho país, ubicado en el Departamento San Pedro, un área donde el narcotráfico, es un serio problema.

La influencia de Estados Unidos también se dejó sentir con la adhesión del país, en 2013, a la Alianza del Pacífico, en contraposición al MERCOSUR, que aquellos momentos tenía una postura de mayor proteccionismo comercial.

Es por ello, que es posible que el país, sea herramienta para limitar el proceso de integración, que a nuestro entender, esto respondió a intereses brasileños, de utilizar el bloque para garantizar su liderazgo regional. Venezuela en su momento ingresó al bloque, en un vano intento de sustituir al poderoso socio, pero razones políticas y económicas, impidieron que realmente tuviera un rol, dado que las diferencias que tiene Caracas con Brasilia, son casi insalvables.

El país tiene problemas internos, destacándose los conflictos rurales, con una creciente presencia de grupos radicalizados, destacándose al grupo terrorista EPP, o Ejercito Popular Paraguayo. Los abusos de los grandes propietarios rurales, muchos de ellos extranjeros, genera situaciones de tensión social, e incluso desafían al propio estado.


MEDIDAS DE EXCEPCIÓN EN PARAGUAY PARA COMBATIR GUERRILLAS | Colombiaopina's Blog

Grupo terrorista EPP, o Ejercito Popular Paraguayo.


Paraguay todavía tiene una importante población rural, que es un 40%. Los residentes brasileños en el ámbito rural, muchos de ellos controlan importantes explotaciones sojeras – con su impacto ambiental – son objeto de la ira de agricultores locales, especialmente porque existen muchos casos de tenencia irregular.

Esto ha desencadenado ocupaciones de tierras y con una violenta respuesta de sus propietarios. En su momento las relaciones con Brasil se han tensado, dado que se efectuaron ejercitaciones militares, dejando en claro Brasilia, que no toleraría acciones hostiles hacia sus ciudadanos.

El tráfico de armas entre ambos países es intenso, el experto uruguayo en temas de defensa, Javier Bonilla en su oportunidad indicó que Paraguay , importa, nueve veces más armas y municiones que utiliza, terminando muchas de ellas en manos de poderosas bandas criminales de Río de Janeiro y San Pablo (ver “las Fuerzas Armadas de Paraguay, Tecnología Militar 2/2009).

En octubre de 2018, fuerzas policiales paraguayas desarticularon el intento de liberación de Marcelo Piloto, líder local de la organización Comando Vermelho, donde tenían planeado el empleo de coches bomba y un poderoso arsenal, puso en evidencia la gravedad del crimen organizado para la seguridad de Paraguay.

En agosto de 2018, el presidente Mario Abdo Benitez, asumió la presidencia del país, y ha lanzado exitosamente operaciones de seguridad. El país se encuentra bajo presión de poderosos grupos como el Primer Comando de la Capital, organización con sede en San Pablo, Brasil, además del Comando Vermelho.

El narcotráfico es un problema muy grave. El 50% de la marihuana consumida en la región, proviene de Paraguay. La posición geográfica, sus vías de comunicación fluvial, y fronteras permeables, lo hacen escenario ideal para el tráfico de personas, bienes, drogas y armas.


La Nación / Dos guerrilleras fueron abatidas en enfrentamiento


El asalto a la empresa Prosegur en Ciudad del Este, en 2017, por parte de 50 delincuentes del Primer Comando de la Capital puso en evidencia que el crimen organizado, es una amenaza real a las instituciones del estado.

La situación de las fuerzas policiales, demanda profundas reformas, en un pais, que se ubica entre los peores en el ranking internacional de Transparencia Internacional. La corrupción, es un serio problema a la hora de lidiar con la criminalidad transnacional.

La amenaza del EPP, según diversos informes, rondan el centenar de efectivos, según una publicación de la BBC. Este grupo marxista, se financia por medio de la extorsión, venta de drogas y opera en la zona de Concepción, unos 500 km al norte de la capital Asunción, además del conflictivo departamento de San Pedro, zonas fronteras con Brasil, caracterizados por zonas poco pobladas y débil vigilancia del Estado.

Se atribuye a este grupo el secuestro y muerte de Cecilia Cubas en 2004, hija del presidente paraguayo Raúl Cubas. El gobierno paraguayo creó una Fuerza de Tareas Conjunta, con militares y policías para lidiar con este grupo en 2013, pero no han logrado erradicarlo.

Este grupo volvió a ser noticia fuera de las fronteras, cuando un operativo de seguridad para liberar el ex vicepresidente Oscar Denis, le costo la vida a dos menores de edad, ciudadanas argentinas, que eran hijas de activistas del mismo origen que se integraron a las filas del grupo terrorista EPP.

Este grupo, a pesar de los esfuerzos, es un serio problema, en 2016 asesinó a ocho militares que operaban en una patrulla, a miembros de la comunidad religiosa menonita. El bajo perfil del grupo, del cual poco se sabe, ha facilitado su ocultamiento, y la dificultad de la autoridades para lidiar con el.

La zona donde opera, de difícil acceso, ha facilitado las operaciones y supervivencia de los terroristas, que es altamente probable que superen el centenar de personas, estos años posiblemente haya consolidado una aceitada red de inteligencia y una estructura clandestina que le da soporte.

Existe un contexto social, que posiblemente alimente que ingresen nuevos reclutas a dicho grupo y también debe ponerse atención a determinados grupos políticos que hay en la región, que pueden sentir simpatías y hasta proveer cobertura.

Pero existen células o desprendimientos del EPP, posiblemente operen de manera independiente pero con los mismos objetivos, Brigada Indígena, posible responsable del secuestro de Óscar Denis, Agrupación Campesina Armada (ACA) y el Ejército de Mariscal López.


Agrupación Campesina Armada (ACA)


Fuentes oficiales paraguaya, consideran que este grupo tiene nexos con las FARC, negado por este grupo en su momento, pero es posible con el desarme de este grupo, muchos terroristas hayan emigrado a fin de exportar su expertise, y extender los negocios turbios de dicha organización colombiana en la región.

El EPP es un misterio, no da partes de guerra, ni entrevistas, opera con el mayor nivel de discreción posible, y su campaña de terror, tuvo como consecuencia que grupos menonitas abandonen determinadas zonas, por razones de seguridad.

Muchos agricultores menonitas viven de manera aisladas, y la escasa presencia o nula del Estado, favorece que la inseguridad sea una regla. Desde el 2008 hasta el presente el EPP, asesinó a sesenta personas.

Limitaciones materiales de las fuerzas paraguayas, como falencias del sistema de inteligencia, restringen seriamente las operaciones para desbaratar bases, identificar combatientes, que muchas veces se confunden con la población local, como también los problemas para identificar a sus referentes políticos y militares.

El presidente Abdo Benitez heredó unas Fuerzas Armadas, obsoletas en su equipamiento y organización. El país solo gasta unos US$ 280 millones, en unos 15.000 militares, la mayor parte integra un ejército que cuenta con “Cuerpos” y “Divisiones” pobremente armados, especialmente en materia de blindados, artillería y vehículos tácticos.

Todavía en su inventario figuran un puñado de tanques M4 Sherman, semiorugas, además de blindados de origen brasileño, los EE 9 y EE 11, modernizados en su momento. La artillería recibió ocho obuses autopropulsados M108, de 105 mm, material obsoleto, pero que mejora en algo la capacidad de la anticuada artillería del ejército.

La Armada paraguaya cuenta con unos 3600 efectivos – las cifras varían – desplegados en dos áreas navales, un comando de infantería de marina, incluso una aviación naval minúscula, y la Prefectura Naval, con funciones policiales.

La Flora de Guerra, cuenta con patrulleros de diversos tipos, embarcaciones de desembarco, lanchas de diverso tipos, además del célebre cañonero Paraguay, puesto en servicio luego de una importante reparación. Finalmente encontramos la Fuerza Aérea, con unos 1600 efectivos, desplegadas en varios grupos aéreos, siendo la principal arma de combate un puñado de Tucanos, el resto de la flota aérea cuenta con aviones de entrenamiento básico T 35 Pillán, helicópteros Bell UH 1H, aeronaves de enlace y de transporte CASA 212, etc.

La estructura de mando establece que el presidente es el comandante en jefe, recayendo la conducción operativa en el Comando de las Fuerzas Militares, teniendo el Ministro de Defensa un rol netamente de administrativo y de asesor del presidente.

Lo que sin ninguna duda dificulta llevar a cabo reformas. Los cambios deben incluir una profunda reestructuración, incrementar el control civil sobre las fuerzas armadas, organizar una comunidad de inteligencia, crear un cuartel general de operaciones conjuntas (nivel operacional) para la conducción operativa de las tres armas, racionalizar estructuras, revisar el despliegue territorial, contar con un sistema de movilización de reservistas e incrementar la presencia de tropas voluntarias.

Es imperioso tomar medidas en materia de equipamiento, especialmente en materia de movilidad, potencias de fuego, vehículos aéreos no tripulados, radares, y capacidades de uso civil, que faciliten una política de apoyo a la comunidad en áreas aisladas, y especialmente donde operan los grupos insurgentes. Es indispensable la cooperación con los países vecinos para seguridad de fronteras, incrementar controles e intercambiar información.

Las fuerzas policiales también precisan importantes cambios, dado la amenaza del crimen organizado y delitos complejos derivados de la actividad de este. Todo ello debe estar acompañado de profundas reformas y políticas efectivas contra la corrupción.