Mar. Dic 1st, 2020

España, Después del Día de la Hispanidad

En Perú se ha aprobado nuevamente una moción de censura contra el presidente Martín Vizcarra Cornejo quien se convertirá en un experto enfrentador de censuras; en España también hay una censura que genera una nueva efervescencia política.

Compartir

España, Después del Día de la Hispanidad

En Perú se ha aprobado nuevamente una moción de censura contra el presidente Martín Vizcarra Cornejo quien se convertirá en un experto enfrentador de censuras; en España también hay una censura que genera una nueva efervescencia política.

Lorenzo Espinoza Oscanoa, politólogo peruano y docente universitario en Derecho de la Universidad San Martín de Porres (Lima), nos brinda sus impresiones sobre el acontecer en la península.


Por: Lorenzo Espinoza Oscanoa | El Minuto en Perú.


Vox, de Santiago Abascal Conde, decidió sustentar una moción de censura contra el presidente Sánchez del PSOE, quien gobierna la monarquía constitucional parlamentarista española desde la alianza con Unidas Podemos, UP, de Pablo Iglesias.

Y claro, con difícil probabilidad de obtener los votos, aparte de Vox, del Partido Popular PP de Casado, con quien compite por el espacio de derecha -liberal precisamente- el resto de organizaciones minoritarias como Ciudadanos Cs., Bildu (Vasco) y Esquerra Republicana (Cataluña), que viene respaldando a Pedro Sánchez.

Precisamente, Sánchez, por el momento tiene una agenda social progresista y por UP ahora más feminista, a modo de una pequeña batalla cultural contra el centrismo del otrora bipartidismo PSOE-PP, el estado de bienestar europeo, a un alto costo impositivo para los españoles.

Como ejemplo: Las mascarillas en un mundo en pandemia tiene la más alta imposición tributaria, cuando en otros países de la UE no tienen imposición alguna, éstos y demás impuestos que se aplica a personas y empresas españolas, a las que sin embargo se les promete y promueve una economía a veces igualitarista y dirigista.

El presidente del gobierno español inició su intervención con una frase en respuesta a Vox, ya no solo “fascistas”, ahora son también “estilistas”, a propósito de lo que argumentaba Abascal, entre otras razones, aparte de la gestión sanitaria de la pandemia y el manejo de la economía, porque Pablo Iglesias, acudía a eventos públicos, sin corbata.

Vox, acusada de ser una organización de extrema derecha, que sin embargo tiene el único parlamentario afro español, Ignacio Garriga, es una organización conservadora liberal, si se quiere, lo que en su momento fue el anterior PP de Aznar cuando iniciaba el alternado con el PSOE en el gobierno. El PP de ahora (de Pablo Casado) es centrista y puede incluso asumir alguno de los postulados social demócratas; pragmáticamente, su oposición al PSOE es a veces tibia ya que apela a la gobernabilidad y de seguro subconscientemente -parece- pensando en un bipartidismo que no existe más en España.

Pedro Sánchez aduce en su discurso -puede ser- que Abascal pretende su censura y recambio no teniendo los votos por razones políticas de competencia de espacio con el PP, es decir, la oposición liberal.

Vox, crece a costa del PP, más que a costa del PSOE, capitaliza el descontento y oposición política directa y clara a Sánchez, incluso quitando la vocería del PP a Cayetana Álvarez, quien asumía dicha tarea.

Por el momento, Vox, es el contrapeso político y cultural al modelo que proponen y disponen el PSOE-UP en un escenario donde el modelo de las autonomías ha originado el separatismo catalán; también significa sobrecostos presupuestarios, tal como en Madrid, donde coexiste un gobierno local (la alcaldía) y un gobierno de la comunidad, ambos en manos del PP, por el apoyo de Vox.

(A propósito, en Perú, existe una experiencia: Con un proceso de regionalización, se pretendió descentralizar al centralismo en un territorio donde existen más de 1,800 gobiernos locales o municipios; solo en Lima, hay más de cuarenta).

Al parecer el PP pretende diferenciarse de Vox con una oposición constructiva. Se aduce que responde a un escenario político bipartidista que no existe ahora en España.

Sánchez, acusa a Abascal de xenófobo, por pedir controles a la inmigración ilegal, debate de fondo que trascenderá a la actual coyuntura, para España y África; España y América Latina, todo ello, luego de conmemorarse semanas antes el significativo 12 de Octubre…