El Minuto

Noticiero

Entrevista con Carlos Ruiz Miguel: Conflicto saharaui, Pandemia COVID, Europa, política española.

Carlos Ruiz Miguel, abogado, profesor de Derecho Internacional de la Universidad Santiago de Compostela, no solo es un reconocido académico, y director del Centro de Estudios del Sahara Occidental o CESO; sino una verdadera autoridad en materia del conflicto saharaui, además de ser un prolífico autor de obras especializadas, como artículos de opinión en el sitio “Desde el Atlántico”. Tuvimos el placer de conocerlo en Buenos Aires, en su visita en 2014. En esta nota, tocaremos diversos temas, desde el Sahara Occidental, pasando por la situación que vive España y la visión que tiene el Dr Ruiz Miguel sobre los conflictos que aquejan nuestro tiempo.

Por: Jorge Alejandro Suárez Saponaro | Director de Diario El Minuto


Estimado Profesor, comenzamos a preguntarle sobre la situación del Sahara Occidental. Pocos medios se atreven hablar que en dicho territorio, hay choque armados a lo largo de los muros defensivos, luego de la crisis de Guerguerat. ¿Por cuánto tiempo podrá mantenerse dichas acciones armadas en silencio?

Todo depederá de varios factores relativos a las acciones armadas que se desarrollen: el primero, por supuesto, es el de su envergadura; el segundo el del tipo de acción; en tercer lugar el del lugar en que se desarrolle; y el cuarto el de la posibilidad de grabación de las operaciones. En este momento las acciones son de pequeña envergadura (salvo el ataque con misiles a Guerguerat), de artillería (salvo la incursión en Uarkziz, en el sur de Marruecos), se desarrollan en el muro o en lugares del sur de Marruecos alejados de núcleos de población y hasta ahora, supongo que por razones de seguridad, si acaso los ataques se han grabado, no se les ha dado difusión. Esto puede cambiar en el medio plazo y entonces será mucho más difícil seguir “invisibilizando” la guerra.

Desde la perspectiva del Derecho Internacional. La MINURSO en la crisis de Guerguerat, podría haber tomado alguna medida para disuadir, que fuerzas marroquíes, atravesaran la zona desmilitarizada prevista por el llamado Acuerdo Militar Nro. 1., para disolver la protesta saharaui en aquel puesto fronterizo ilegal.

Evidentemente. Las fuerzas de la MINURSO podían y debían haber conminado a Marruecos a no violar el Acuerdo Militar número 1 en Guerguerat. Aunque en ese Acuerdo no se diga, explícitamente, que la MINURSO deba disuadir a las partes en conflicto, su misión general de vigilancia de alto el fuego permite entender que ese esfuerzo de disuasión debe entenderse incluido entre sus competencias. Lamentablemente, el componente militar de la MINURSO no ha estado a la altura. Si esto ha sido responsabilidad del jefe del componente militar, o del jefe de la MINURSO o del Subsecretario General encargado de las Misiones de paz, o del Secretario General de Naciones Unidas es ya otra cuestión.

España se encuentra presionada por Marruecos ¿Cree que el gobierno del Dr Sánchez cederá a la presión de Rabat para reconocer la anexión marroquí?

Lo veo muy difícil, aunque en política nada es imposible. Ni el reconocimiento de la anexión ni el reconocimiento de la RASD. En este momento, a mi entender, ni siquiera la inmigración ilegal es un elemento que pueda hacer que el gobierno español haga lo que no quiera hacer. Incluso veo poco probable, ahora, un nuevo atentado terrorista como el del 11-M, precisamente porque si Marruecos ordenara un nuevo atentado terrorista de gran envergadura contra el gobierno del Dr. Sánchez quizá el gobierno español podría desvelar detalles que, en mi opinión, no se han desvelado oficialmente y que contradirían la llamada “tesis oficial” sobre la autoría de ese atentado.

En el marco del complejo conflicto saharaui, hay dos actores clave: Argelia y Mauritania. Podría hablarnos sobre el rol de estos países en el conflicto actualmente.

El papel de Argelia, hasta ahora, es claro: es el suministrador del armamento y de la logística principal del Ejército saharaui y uno, pero no el único, de la logística del Estado saharaui. Argelia es uno de los

apoyos diplomáticos principales, junto a otros países como Sudáfrica o Namibia. Ahora bien, Argelia ha rechazado, hasta ahora, implicarse directamente en el conflicto. Si se implicara directamente el conflicto cambiaría enteramente de signo.

Mauritania mantiene una posición más cautelosa, quizá porque está, aunque no lo parezca, directamente implicada. Mauritania sigue ocupando La Güera, una pequeña parte del Territorio del Sahara Occidental que constituye una zona estratégica que afecta al interés nacional mauritano porque se halla a sólo 5 kilómetros de la capital económica mauritana. Una ocupación marroquí de La Güera creo que sería casus belli para Mauritania.

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, implicará algún cambio de la política de Estados Unidos en relación al conflicto saharaui.

Depende. Igual que ocurrió con Trump, a mi parecer, la política de Biden sobre el conflicto saharaui ni siquiera está en función de la posición que tengan los Estados Unidos sobre Marruecos. Esa política dependerá de Israel. Mi tesis es que el apoyo norteamericano a la anexión ilegal marroquí del Sahara Occidental dependerá del apoyo de Marruecos a la anexión ilegal israelí de Jerusalén. Mi opinión es que Israel, a través de Estados Unidos, está presionando a Marruecos para que abra una Embajada en Jerusalén, algo que no ha hecho ninguno de los países árabes que reconocen a Israel (Egipto, Jordania, Sudán, Emiratos, Bahrein). A cambio no le importaría nada a Israel, o a Estados Unidos, abrir un “consulado” en el territorio ocupado del Sahara Occidental.

El ingreso de Marruecos a la Unión Africana, a nuestro entender, forma parte de la estrategia que tiene Francia para mantener cierto grado de influencia en sus antiguas colonias. Este razonamiento es correcto

No estoy muy de acuerdo. Creo que aunque Francia y sus aliados hayan podido apoyar el ingreso de Marruecos en la UA, la decisión ha sido una iniciativa marroquí. El influjo de la “Franceafrique” ya estaba pilotado por varias excolonias francesas, como Gabón o Senegal, pero es un hecho que el influjo de Francia en África está disminuyendo.

China y Rusia, que rol pueden tener en el conflicto del Sahara.

Rusia es el primer proveedor de armas de Argelia. Y Argelia proporciona armas al Frente Polisario. Así que Rusia tiene un interés claro en que Argelia, su principal cliente, no esté debilitada. Por otro lado, Rusia está interviniendo en varios conflictos africanos (Libia, República Centroafricana) y su peso está aumentando en el continente.

En cuanto a China, es un país que ha recibido grandes contratos en Argelia, pero con Marruecos los grandes contratos previstos no se terminan de materializar. China, interesada en lo económico, espera cautelosamente la evolución de los acontecimientos. Pero de momento lo que está claro es que los proyectos de “inversión” anunciados por Marruecos, creo que de forma muy fantasiosa, en el Sahara Occidental ocupado, no están beneficiando a China.

La pandemia del COVID 19 ha significado que países democráticos impusieran reglas, contrarias a la libertades, especialmente en materia de libertad de tránsito, el aislamiento de enfermos que terminaban agonizando en la mas absoluta soledad. ¡Cree que estamos ante las puertas de una degradación de las democracias occidentales como hoy las conocemos?

No lo creo. Lo constato. La democracia constitucional occidental, tal y como se conocía está agonizando en Europa. Es un hecho, no una opinión, que en nombre de la “salud” se han liquidado muchos derechos fundamentales. Y es igualmente un hecho, no una opinión, que los ejecutivos al amparo de poderes de emergencia o de excepción han acaparado poderes que hasta entonces correspondían al Parlamento. Y todo ello con una intervención mínima de los tribunales, algo mayor en algunos Estados, algo menor en otros, pero en general insuficiente en todos, para detener esta deriva.

El separatismo catalán, se ha convertido en un actor en la política española. Observamos que el gobierno central pareciera mostrar debilidad. ¿Cuál es su visión sobre este complejo fenómeno.? ¿Cataluña se separará de España?

No es correcto hablar de “debilidad”. Cuando se produjo el momento crítico del golpe de Estado de septiembre-octubre de 2017 el Gobierno central actuó y el golpe fracasó. Por lo demás, aunque haya aumentado ligeramente el apoyo porcentual de votantes al separatismo en las últimas elecciones regionales catalanas, ese incremento porcentual se corresponde con una disminución de apoyo en términos absolutos por la mayor abstención. Además, las zonas más ricas de Cataluña siguen siendo contrarias al separatismo. La distribución territorial del voto entre separatistas y partidarios de mantener la unidad sigue estable. Lo que busca, a mi entender equivocadamente, el Gobierno central es utilizar el pretexto de la crisis catalana, que no se quiere ni se ha querido resolver, para modificar la estructura del Estado y convertir a España en un Estado federal.

La crisis COVID, los separatismos, la presencia en la coalición de gobierno de Unidas Podemos, claramente antimonárquicos. Que futuro tiene la monarquía en España

La monarquía creo que tiene futuro. Primero porque no hay una posición abrumadora o claramente mayoritaria contra ella. En segundo lugar, porque quienes son abiertamente antimonárquicos tienen comportamientos tan escandalosos que creo que en realidad refuerzan a la monarquía. El verdadero problema de la monarquía está en los falsos amigos. Los que aparentan defenderla pero en realidad quieren acabar con ella. Pero esa tarea es difícil porque Felipe VI, a diferencia de su padre, tiene un comportamiento de gran integridad moral.

La Constitución de 1978, pareció solucionar muchos males, al implantar un modelo de democracia parlamentaria y un interesante régimen de autonomías regionales. ¿Cree que es hora de hacer cambios del modelo impuesto por esta Constitución?

A mi entender estamos sufriendo las consecuencias del defectuoso diseño del modelo político establecido en la Constitución de 1978. Esa “democracia parlamentaria” se hizo reforzando a los partidos políticos y apostando por una fórmula electoral proporcional que ha facilitado una partitocracia extrema. Las autonomías regionales han sido un modelo disgregador e irracional. Ahora, precisamente, con ocasión de las medidas aprobadas a raíz de la crisis del coronavirus se constata esta irracionalidad.

¿La OTAN, es una garantía de seguridad para España?

Depende. Para casi todos los territorios de España, sí, para una parte de ellos no. La OTAN protege a la Península y al Archipiélago Canario de un ataque militar por un tercer Estado. Pero no protege los territorios norteafricanos de España (Ceuta, Melilla y los islotes).

¿La UE es parte de la solución para España o parte del problema?

Si examinamos la cuestión desde un punto de vista económico, ambas cosas. Si atendemos al momento actual y nos ceñimos a la situación económica constatamos que la UE es parte de la solución y parte del problema. Gracias a la UE, y en particular al Banco Central Europeo, España no tiene que endeudarse con bancos internacionales o terceros Estados para financiar su gigantesca deuda pública. Ahora bien, esta deuda pública, en parte, se ha agravado por la desindustrialización impuesta para ingresar en las Comunidades Europeas en 1986 y por nuestro ingreso en el euro, algo extraordinariamente difícil de revertir.

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish