mié. Sep 18th, 2019

Solución Contra el Hambre Desde Una Comunidad Amazónica Peruana.

5 min read

Comunidad San José de Lupuna, Loreto, Perú....

Nativos de San José de Lupuna presenta original propuesta.

El amanecer en la ciudad de Iquitos, capital de la región Loreto, permite contemplar el cielo amazónico con todos los colores de la gama del celeste y del rojizo de modo que asemejan un extenso paño de acuarela. En su puerto de Moronacocha se pueden ver las embarcaciones “Peque peque” -botes techados con asientos de madera cruzada- que constituyen los típicos medios de transporte en estas rutas fluviales. Desde aquí se parte en una travesía de encanto hasta llegar en 45 minutos a la comunidad de San José de Lupuna, tierra en las entrañas de la naturaleza.

Escribe: Gary Ayala, Director de El Minuto en Perú.

Loreto, es la única región del Perú que limita con tres países: Ecuador, Colombia y Brasil. Su jurisdicción conformada por 368,852 km2 lo convierte en el más extenso del país (28% del territorio nacional). Entre sus ocho provincias y 53 distritos, tiene una población aproximada de 1’068,135 habitantes. De este total, el 38.7%, casi 413, 600 constituyen niñez y juventud.

La región alberga a la mayor población indígena de la Amazonía peruana: alrededor de 106 mil habitantes; además es el de mayor diversidad lingüística ya que cuenta con 27 lenguas originarias. Su actual gobernador es el profesor, Elisbán Ochoa Sosa.

Uno de los distritos de esta región es Maynas, allí, en sus parajes boscosos de alta biodiversidad se encuentra la comunidad de San José de Lupuna, lugar habitado por 115 familias que suman una población de 640 personas las cuales han presentado en el marco de un mega evento denominado Expo Amazónica 2019 (ámbito del Gobierno Regional de Loreto) una osada y original propuesta: solucionar el problema de la desnutrición y la anemia regional con su producción de yuca orgánica; pero algo más, no descartan el sueño de brindar su aporte para la misma solución en todo el Perú.

Previamente a la realización de la feria (del 15 al 18 de agosto), los representantes de la comunidad anunciaron su intención.

“Nosotros queremos contribuir con la salud y la vida de nuestros hermanos loretanos, por eso proponemos producir la yuca para toda la región en una cantidad que pueda cubrir la alimentación básica, queremos que las personas reciban adecuada fibra, proteína vegetal, vitaminas y minerales; además sabemos que este producto fortalece el cerebro, es anti inflamatoria y alarga la juventud”, declara, Gerges Bocanegra Picón promotor y hermano mayor desde el ámbito religioso, de esta comunidad.

En San José de Lupuna la población se dedica a la conservación y el cultivo tanto de árboles naturales como de frutos nativos, pero lo más destacado es la yuca que se ha convertido en una esperanza de desarrollo gracias a las posibilidades que esperan de la tecnología, capacitación y comercialización, así como de la buena acogida de la propuesta de parte del gobierno regional a cuyo gobernador reconocen el apoyo.

“La juventud de Lupuna es la más optimista en esto, saben de la demanda de productos orgánicos en el mundo -dice el promotor- tiene familias eminentemente agrícolas, aparte de las que se dedican a la pesca. Aquí se ha comprendido cómo la población regional ha experimentado un cambio de hábito alimenticio debido al ingreso de productos foráneos que han ocasionado menor consumo de productos locales; frente a ello ocurre una realidad: hay una necesidad urgente de alimentación saludable”.

Prosigue: “Se demandan alternativas como el “gluten free” o libre de gluten (el gluten es una proteína que daña el intestino y no permite recibir vitaminas, calcio, grasas, carbohidratos, nutrientes y otras proteínas que requiere el cuerpo; muchos alimentos procesados, bebidas, suplementos alimenticios, hasta coloretes lo contienen). Es mejor promocionar lo orgánico, lo saludable, como el consumo de la fariña y la mandioca”.

Sobre la capacidad de producción, explica que en la zona hay mucha tierra conocida como bosques secundarios que son áreas ociosas y que serán explotadas debidamente:“Tenemos los bosques secundarios -tierras que ya fueron aprovechadas en las cuales hoy crece yerba- los cuales deben ser tratados con buenas prácticas de agricultura para incrementar producción y productividad”.

“Una producción de 12 toneladas por cada hectárea se puede mejorar con abono orgánico, mejora de semillas y otros procesos hasta lograr 25 toneladas. Dada la confesión religiosa predominante en la comunidad se podría pensar en exportar las tortillas de almidón de yuca para el pan árabe, es decir para el shawarma, también snacks, de modo que se llegaría fácilmente a un mercado de más de 1,600 millones de musulmanes en el mundo. Ya lo demostramos con buenas relaciones en el Expo Halal celebrado el año pasado en Santiago de Chile”, enfatiza.

Esta comunidad nativa, perteneciente a la etnia kukama Kukamilla, está detrás de la ciudad de Iquitos y según sus propios habitantes, produce salud.

Alberto Pacaya, es un poblador muy respetado y representativo de este lugar, dice que la nutrición es muy deficiente entre la niñez regional, por ello quieren recuperar los niveles de salud que gozaron originalmente sus pueblos cuando consumían, por ejemplo, mazamorra de tapioca junto a alimentos naturales sin químicos: “En nuestra comunidad, desde el sembrío hasta la preparación de los alimentos practicamos la alimentación saludable y natural, por eso queremos compartirla y a la vez generar desarrollo”.

Explica además que su producción, al realizarse de manera natural, con guano y fertilizantes igualmente naturales, se diferencia de otros productos cultivados en base a productos o agroquímicos que traen consigo riesgos de elementos cancerígenos lo cual se corrobora fehacientemente en las ciudades donde el consumo industrial es el hábito alimenticio.

Don Alberto, es muy entusiasta e invita con mucha amistad a conocer su pueblo, sus campos y sus beldades paisajísticas.

Producción audiovisual: Rodolfo Cruz Miñán.

AfrikaansArabicEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish